Empezamos el año con una serie de 7 láminas descargables con los diferentes cortes y despieces de las principales carnes que se consumen en España.

Este mes le toca el turno al más ligero, el pollo, con el que puedes elaborar recetas deliciosas sin pasarte de calorías. Más adelante seguiremos con los cortes de ternera, conejo, pato, cordero y cerdo.

Descárgate todas las láminas y hazte con la colección entera, además de contener una información muy práctica, son muy bonitas y decorativas. Elige unos marcos que combinen con la decoración de tu cocina o tu despensa y crea un pequeño "rincón del despiece".

DESCARGA GRATIS LA LÁMINA DE DESPIECE DEL POLLO

Las recetas más ligeras con las diferentes partes del pollo

Recetas light con pechuga de pollo

Es la parte del pollo con menos grasas, y por tanto, con menos calorías, siempre que le quites la piel y los posibles restos de grasa. La pechuga de pollo también incluye el solomillo, que es una pequeña pieza supertierna y muchas veces la venden por separado (también es más cara). La pechuga de pollo se suele cocinar fileteada, troceada o entera.

Recetas light con alitas de pollo

No son las partes del pollo más ligeras, porque tienen poca carne y mucha piel, que es donde se concentran las calorías. Puedes quitársela, al menos de la parte superior de las alas. Las alitas de pollo tienen 3 partes, cada una correspondiente a un hueso. El extremo sería la punta, el centro sería el alón y la parte alta, una especie de jamoncito, es la blanqueta.

Recetas light con contramuslos de pollo

El contramuslo es una de las dos partes en las que se divide el cuarto trasero del pollo. En concreto, la parte superior. Muchas veces se comercializa deshuesada, y es mucho más jugosa que la pechuga, que según el tipo de cocción, puede quedar más seca. Si la compras deshuesada, con ella podrás hacer deliciosos rollitos rellenos. Eso sí, recuerda quitarle la piel para reducir calorías.

Recetas light con muslos de pollo

El muslo es el cuarto trasero, y está formado por el contramuslo y el jamoncito, que pueden cocinarse como una sola pieza o por separado. Se suele preparar al horno, guisado o a la parrilla/brasa, y también puedes retirarle la piel fácilmente (antes o después de cocinarlo).