Si estás en busca de un delicioso dulce que pueda sorprender a tus invitados, lo que nunca falla es una buena tarta de chocolate. Prueba a preparar el pastel imposible del que todos hablan, un pastel de chocolate de dos sabores y colores distintos que se prepara en menos de 1 hora y que te quedará irresistible. Originario de América Latina, este postre se ha extendido hasta todos los rincones del mundo por lo fácil que es prepararlo, lo rico que está, y lo vistoso que queda en una mesa festiva.

Aunque haya distintas formas de hacer el pastel imposible, nosotros nos decantamos por la más sencilla y ligera que consiste en hacer dos partes diferentes en cuanto a sabor y color, una capa de chocolate negro, y otra de chocolate blanco, todo ello con una cobertura de caramelo líquido casero. Lo mejor de todo es que lo tendrás listo en 35 minutos.

¿Qué ingredientes necesitas?

Para preparar nuestra receta de chocoflan, sólo necesitarás 6 ingredientes que no serán nada complicados de encontrar: chocolate negro fondant, chocolate blanco fondant, nata para montar, leche, cuajada y azúcar. Lo preparamos con una parte de nata y otra de leche porque con ese sencillo truco, conseguiremos una textura más esponjosa.

La receta del pastel imposible
Para 4 personas
Ingredientes
  • 200 gramos de chocolate negro fondant
  • 200 gramos de chocolate blanco fondant
  • 500 ml de nata para montar
  • 500 ml de leche
  • 2 sobres de cuajada
  • 150 gramos de azúcar
  • 6 cucharadas de agua
Paso a paso
  1. Cocina el caramelo

    Diluye el azúcar con el agua en un cazo a fuego lento, removiendo hasta obtener un caramelo dorado. Viértelo cuidadosamente en el fondo de una flanera grande de cristal. Mueve la flanera con las manos, de modo que el caramelo quede bien repartido por toda la superficie.

  2. Prepara la parte de chocolate negro

    Diluye uno de los sobres de cuajada en medio vasito de leche. Mezcla la mitad de la leche con la mitad de la nata en un cazo y lleva el cazo a ebullición. Cuando empiece a hervir, baja el fuego al mínimo, agrega la cuajada removiendo, y añade el chocolate negro en trozos sin dejar de remover hasta que se funda. Vierte esta preparación en la flanera y déjala enfriar en la nevera.

  3. Prepara la parte de chocolate blanco

    Diluye el otro sobre de cuajada en otro medio vaso de leche. Mezcla la leche y la nata restantes en un cazo, y llévalas a ebullición. En cuanto empiece a hervir, baja el fuego al mínimo, vierte la cuajada removiendo, y agrega el chocolate blanco en trozos. Remueve hasta que el chocolate se haya derretido.

  4. Termina el flan

    Vierte la preparación anterior cuidadosamente sobre la flanera reservada en la nevera. Deja enfriar el flan y resérvalo durante 24 horas en la nevera. Cuando vayas a desmoldarlo, un buen truco para que salga sin esfuerzo es sumergir la flanera hasta la mitad en agua caliente y volcarla directamente sobre una fuente alargada para servirlo.