A partir de la primavera empiezan a entrarnos ganas de comer platos más ligeros, fresquitos y saludables, por eso las ensaladas tienen tanto éxito cuando el calor está apunto de llamar a la puerta. Una buena ensalada no tiene porque ser poca cosa, si escogemos bien los ingredientes podemos convertirla en una receta de lo más completa.

Las legumbres son esenciales en nuestra dieta, según los expertos deberíamos consumirlas al menos tres veces a la semana con una ración de unos 100 gramos cada vez. Y los garbanzos nos dan la posibilidad de cocinarlos de mil formas diferentes y no cansarnos nunca. Por eso en nuestra ensalada serán el ingrediente estrella aunque van muy bien acompañados con verduras, brotes verdes y bonito del norte.

Aunque los garbanzos en conserva no pueden faltar en la despensa para salir de un apuro y preparar una comida sana en poco tiempo, lo ideal es que los preparemos partiendo desde cero con los garbanzos en seco. Es mucho más fácil de lo que parece y solo necesitamos dejarlos en remojo toda la noche y luego hervirlos. Si nos organizamos bien, podemos hacer para toda la semana y la calidad es indiscutible.

Si quieres probar otras variantes, no te pierdas la ensalada de garbanzos en timbal, con queso fresco y nueces o la de lechuga, huevo duro y surimi.

Ingredientes paraEnsalada de garbanzos con vinagreta de mostaza

  • 200 gramos de Garbanzos secos
  • 1 hoja de Laurel
  • 200 gramos de Mezclum De Lechugas (lechuga, rúcula, canónigos...)
  • 1 Pimiento Rojo
  • 1 Pimiento Verde
  • 1 Zanahoria
  • 100 gramos de Bonito en conserva
  • Aceite De Oliva virgen extra
  • Sal
  • 1 cucharadita de Mostaza De Dijon
  • 1 cucharadita de Miel

Cómo hacer ensalada de garbanzos con vinagreta de mostaza

1. Remoja los garbanzos

Empieza preparando los garbanzos la noche anterior. Solo tienes que ponerlos en un recipiente cubiertos con agua y dejarlos en remojo unas 12 horas.

1. Remoja los garbanzos

2. Cuece los garbanzos

El día siguiente deshecha el agua, lávalos bien bajo el agua del grifo y escúrrelos. Pon a hervir una olla con agua a fuego fuerte. Cuando hierva añade los garbanzos, un puñado de sal y una hoja de laurel. Hierve 10 minutos a fuego fuerte, pasado este tiempo baja a fuego lento y cocina 1 hora y 20 minutos más. Los garbanzos quedarán firmes pero tiernos, el punto perfecto.

2. Cuece los garbanzos

3. Escurre y reserva

Vierte todo el contenido de la olla en un escurridor. Deja que los garbanzos se escurran bien, espera a que se templen y resérvalos.

3. Escurre y reserva

4. Prepara las verduras

Lava y corta los pimientos en trocitos muy pequeños desechando las semillas. Lava, pela y trocea también la zanahoria en trocitos pequeños o utiliza un rallador.

4. Prepara las verduras

5. Empieza a emplatar

Pon la lechuga y los brotes verdes en una fuente o en platos individuales. Reparte también los pimientos y la zanahoria.

5. Empieza a emplatar

6. Agrega los garbanzos y el bonito

Coloca los garbanzos encima y el bonito del norte en trozos grandes, sin desmigarlo demasiado.

6. Agrega los garbanzos y el bonito

7. Haz la vinagreta

Prepara la vinagreta en un bol. Pon un buen chorro de aceite, la mostaza y la miel. Añade un poco de sal y mezcla hasta emulsionar.

7. Haz la vinagreta

8. Sirve la ensalada

Sirve el bol de la vinagreta al lado de la ensalada para que cada comensal se sirva a su gusto.

8. Sirve la ensalada

Consejos para tu ensalada de garbanzos:

  • Desecha cualquier garbanzo que esté más oscuro de lo normal o roto.
  • Puedes añadir un poco de quinoa o arroz para tener un plato aún más completo.
  • Prepara los garbanzos cuando tengas tiempo y consérvalos cerrados en un tupper para utilizar durante la semana y tenerlos siempre a mano.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla