Hacer unas buenas croquetas no es ni difícil, pero sí se necesita paciencia. Si quieres que te quede una bechamel fina y suave, tienes que removerla con unas varillas manuales durante 20-25 minutos.

Cuanto más tiempo tengas la masa enfriándose en la nevera, más fácil te será manejarla después para darle forma; lo ideal es dejarla toda una noche. Para que las croquetas no pierdan su forma al freírlas, hay quien después de rebozarlas, las deja reposar en la nevera otro buen rato. También es importante que no tengas prisa con la fritura. Fríe las croquetas por tandas en la sartén cuando el aceite esté muy caliente. 

Aparte de su resultado, lo bueno esta receta es que se aprovecha todo; desde el líquido de cocción de los mejillones abiertos al vapor hasta el escabeche de la lata de los moluscos en conserva. La bechamel se hace con un poco de cebolleta y puerro pochado, lo cual aporta dulzor, y se remata, cómo no, con la clásica pizca de nuez moscada.  

Si te apasionan las croquetas con sabor a mar, prueba las croquetas de rape y langostinos, las croquetas de bacalao y las croquetas de gambas y champiñones

Ingredientes paraCroquetas de mejillones

  • 500 gramos de Mejillones frescos
  • 1 lata de Mejillones En Escabeche
  • 50 gramos de Harina
  • 250 mililitros de Leche
  • 1 Puerro
  • 40 gramos de Mantequilla
  • Sal
  • 1 Huevo
  • 1 Cebolleta
  • Pan Rallado
  • Pimienta
  • 150 mililitros de Aceite De Oliva
  • 1 pizca de Nuez Moscada

Cómo hacer croquetas de mejillones

1. Cuece los mejillones

Elimina las posibles impurezas o suciedad de las conchas de los mejillones rascando sus conchas con un cuchillo o un estropajo de metal. Luego, recórtales las barbas con unas tijeras. Desecha los mejillones que estén abiertos o que tengan la concha rota. Lava los moluscos y ponlos en una cazuela, tápala y cuécelos 2-3 minutos, lo justo para que los mejillones se abran. Tira los que no se hayan abierto. Escurre los mejillones en conserva, reservando el líquido, y pícalos con los frescos. Mezcla el escabeche con el líquido de cocción de los mejillones al vapor.

1. Cuece los mejillones

2. Prepara la bechamel

Limpia la cebolleta y el puerro; lávalos y pícalos. Sofríelos con la mantequilla 10 minutos y sazona. Añade la harina, tuéstala y agrega la leche, la nuez moscada, pimienta y el caldo. Cuece 20 minutos, removiendo, hasta que espese. Incorpora los mejillones y remueve. 

2. Prepara la bechamel

3. Enfría el relleno

Vuelca la masa en un bol, tápalo con film y reserva entre 3 y 12 horas en la nevera. 

3. Enfría el relleno

4. Reboza y fríe las croquetas

Coge porciones de la masa y dales forma de croqueta. Pásalas por harina, luego por huevo batido y finalmente por pan rallado. Fríelas en el aceite hasta que se doren. Colócalas en un plato con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Sírvelas inmediatamente, bien calientes.

4. Reboza y fríe las croquetas

El truco

Si el sabor de los mejillones en escabeche te parece demasiado fuerte, puedes sustituirlos por 100 gramos más de mejillones frescos.

Variantes de las croquetas de mejillones:

  • Pica berberechos, almejas o navajas en conserva junto con los mejillones.
  • Antes de meter el relleno en la nevera, añádele unas hojitas de perejil picado y remueve.
  • Para hacer el plato quede más vistoso al servirlo, esparce una pizca de pimentón molido por encima de las croquetas.
¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla