¿Cuál es el ingrediente que no puede faltar en una receta salada de Karlos Arguiñano? El perejil, por supuesto. No es de extrañar que la salsa verde sea una de las preferidas del chef para servir con pescado, pues el perejil es la hierba aromática que le da color y sabor, y a la que debe su nombre.

Karlos tiene algunos trucos que queremos compartir contigo para preparar la salsa verde. Por ejemplo, aunque puede hacerse con agua, el chef asegura que sale mucho más sabrosa si en lugar de agua le añades caldo de pescado.

También es importante que la cebolla y el ajo estén bien pochaditos antes de añadir la harina. Y no agregar el vino hasta que la harina haya cogido un color tostadito, que significará que ya está cocida y no tiene sabor a harina cruda.

¿Cuándo se añade el perejil? Al final de la elaboración. Y solo hará falta que remuevas un poco para que le dé ese color verde tan característico a la salsa. Del perejil, pica solo las hojas (no los rabitos), en trozos más o menos pequeños según si te gusta encontrarlo luego en la salsa.

Salsa verde de Karlos Arguiñano
Para 4 personas
Ingredientes
  • 1 ajo
  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de harina
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 vasito de caldo de pescado
  • 1 manojo de perejil fresco
  • Sal
Paso a paso
  1. Pocha el ajo y la cebolla

    Pela el ajo, retírale el germen y pícalo bien menudo. Pela también la cebolla y pícala bien fina. Pon una sartén amplia al fuego, con un poco de aceite de oliva, y pocha el ajo y la cebolla, a fuego medio.

  2. Agrega la harina

    Cuando la cebolla y el ajo hayan cogido color (deben estar dorados, pero no demasiado tostados), agrega la cucharada de harina a la sartén y remueve para que se tueste. También debe coger un tono dorado.

  3. Vierte el vino

    Agrega el vino blanco a la sartén y remueve. Verás como la salsa va engordando un poco. Cocina 1-2 minutos, así darás tiempo a que se evapore el alcohol.

  4. Añade el caldo

    Vierte ahora el caldo (o, en su defecto, agua) y remueve. Para controlar la textura de la salsa, echa primero la mitad del vaso y añade más en función de si quieres una salsa más clarita o más espesa.

  5. Incorpora el perejil

    El último paso es agregar el perejil, bien picado, a la salsa. La cantidad de perejil también depende de tu gusto.

¿Para qué platos sirve la salsa verde?

En principio, para cualquier pescado blanco, cocinado al horno, a la plancha, a la parrilla, al vapor... Puedes regar el pescado con la salsa o darle unos minutos de cocción en la propia salsa, para que se impegne bien de su sabor.

También es una salsa ideal para mariscos, como almejas, mejillones, berberechos... Ábrelos al vapor y luego, mézclalos con la salsa. Las gambas, cigalas, bogavante, langosta, centollo, vieiras... también casan muy bien con salsa verde.