La mejor ruta por Galicia es, sin duda, esa que podemos hacer disfrutando de sus sabores de Norte a Sur y de Este a Oeste. La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra presentan un sinfín de platos típicos que han saltado de generación en generación durante décadas, manteniendo las elaboraciones tradicionales y los sabores de toda la vida.

Si tienes ganas de viajar con el paladar, desde Cocina Fácil te descubrimos las diez recetas más representativas de las tierras gallegas y, por supuesto, dónde disfrutar de ellas para acertar seguro. ¿Nos acompañas?

1. Pulpo a feira o a la gallega

Pulpo

El pulpo a la gallega o pulpo a feira es, quizá, la receta más representativa de las tierras gallegas. Cocerlo es todo un arte, y hacerlo bien significará conseguir una carne blanda pero consistente. Una vez cocinado, se corta en rodajas de un centímetro de grosor y se sirve espolvoreado con pimentón. Los cachelos son el acompañamiento perfecto, unas patatas cocidas con piel y rociado de aceite de oliva

A pesar de que lo preparan bien en casi toda la comunidad, hay regiones en las que esta receta es todo un símbolo de tradición. Entre ellas, la Isla de Ons, concretamente en el puerto de Bueu, donde encontrarás establecimientos como Casa Chelo o Casa Acuña en los que probar un pulpo a la gallega de lo más exquisito.

2. Caldo gallego

Otra de las recetas que ha pasado de generación en generación en tierras de Galicia y es base de su alimentación es su sabroso y reconfortante caldo gallego. Elaborado con grelos, nabizas, berzas o repollo junto con cachelos, alubias blancas y alguna carne como chorizo, lacón o panceta cocida. La cocción se hace con unto y huesos, que aportan mucho sabor y una sustancia única. Un buen truco es dejarlo reposar durante una noche.

Apunta Casa do Labrego 1978, en Lugo, para degustar una de las mejores versiones de toda la comunidad.

3. Cocido gallego

Más famoso que el plato anterior -y más contundente- es el cocido gallego. Un plato abundante y fuerte con el que aguantar todo el día en el mar o en el campo. A todas sus carnes (chorizo, lacón, oreja, cabeza, costilla, morro...) se le añaden hortalizas gallegas, entre las que destacan los grelos, naviza, berza, repollo, así como legumbres (fabas o garbanzos).

¿Dónde puedes comerlo? En Casa Lodeiro, Pontevedra, o en el restaurante O Grelo, de Monforte de Lemos.

4. Empanada gallega

Empanada

Otra de las elaboraciones más famosas de Galicia es la empanada, que se prepara con multitud de rellenos, entre los que destacan los productos del mar, como berberechos o almejas, bacalao o merluza, mejillones, pulpo, congrio, vieiras, zamburiñas, calamares o sardinas, entre muchos otros que siempre priorizarán el producto del día. Bien hecha, resulta un aperitivo de lo más jugoso e irresistible.

En Rías Baixas, con las que preparan en la panadería O Forno do Couto no fallarás.

5. Tortilla de Betanzos

Elaborada con patata gallega (la Kennebec, entre otras), como no podría ser de otra manera, la tortilla de Betanzos es una de la más famosas de nuestro país. A ella se le añaden huevos de campo y un buen aceite de oliva extra. A la hora de prepararla, se deja muy poco cuajada por dentro para que al cortarla salga todo su interior derramándose por el plato.

Para disfrutar de una auténtica, apunta Casa Miranda, Bar Galicia o Mesón O Pote, los tres, por supuesto, en el municipio de Betanzos.

5. Almejas a la marinera

Para comenzar cualquier comida o cena con sabor gallego, nada como unas almejas a la marinera. Bien frescas y con esa salsita a la que es imposible resistirse a mojar pan gracias a esa base de sofrito elaborado con cebolla, ajo, guindilla, pimentón y vino.

Para degustar unas de las mejores de Galicia, deberás ir ha la ría de Arousa, concretamente a Taberna Do Carril, donde las elaboran como nadie.

7. Lacón con grelos

Grelos

Otra de las recetas más consumidas y queridas en los hogares gallegos es el lacón con grelos. Un plato insignia, contundente y con mucho sabor, que resulta de lo más sencillo de elaborar. Aquí podrás encontrar una receta buenísima para prepararlo en casa. Solo requiere de buena materia prima, algo que les sobra, control correcto de los tiempos de cocción y ganas de disfrutar.

Y si prefieres comerlo fuera, apunta A Casa de Ana, en Pontevedra. Cocina casera con el éxito de clientes fieles y satisfechos que repiten una y otra vez.

8. Filloas

Y pasamos a la parte dulce, donde no pueden faltar las famosas filloas gallegas (frisuelos o frixuelos). Aunque son más típicas de la época de carnaval, podemos encontrarlas todo el año y, por supuesto, prepararlas en casa en cualquier momento. Sigue estos pasos, ¡te quedarán buenísimas! Como curiosidad, se trata de un postre que se remontan a la época romana y que puede rellenarse con cremas dulces como membrillo, chocolate, castañas cocidas, mermelada e incluso nata.

En A Horta do Obradoiro, Santiago de Compostela, disfrutarás de unas filloas deliciosas; así como en Bodeguilla de Santa Marta.

9. Tarta de Santiago

Originaria de Santiago de Compostela, hoy en día podemos encontrar tarta de Santiago en muchas otras localidades gallegas de sus alrededores, así como por las zonas por las que pasa el Camino de Santiago, desde Roncesvalles o Jaca hasta Santiago de Compostela. Se elabora con harina de almendra, yema y azúcar, y tiene fama gracias -además de a que está deliciosa- a su decoración a base de azúcar lustre y la cruz de la Orden de Santiago dibujada en su superficie como señal de identidad propia.

Si te la llevas de Confitería La Perla o de Casal Cotón podrás probar dos de las mejores tartas que se elaboran en toda la comunidad.

Tarta de Santiago, el dulce más universal y viajero de Galicia

Articulo relacionado

Tarta de Santiago, el dulce más universal y viajero de Galicia

10. Bica blanca de Laza

Para terminar, la bica blanca de Laza, otro de los dulces imprescindibles de Galicia, muy similar a un bizcocho pero en sus ingredientes no hay más que clara de huevo batida a punto de nievo, lo que le confiere un color blanco y una esponjosidad muy característicos. Su superficie está espolvoreada con una delicada capa blanca de azúcar que las hace aún más deliciosas.

Prueba las bicas blancas de Laza de A Casa Das Bicas, en Laza (Orense) ¡no podrás resistirte a llevarte más de una!