Todavía convaleciente después de la lipoescultura a la que se sometió hace dos semanas, Rocío Flores ha conseguido (ahora sí) la figura con la que siempre ha soñado. "Quería cambiar cosas de mi cuerpo y me he puesto en buenas manos. Quería quitarme la grasa que me quedaba", confesaba con mucha naturalidad a sus compañeros de 'El Programa de AR'.

Artículo recomendado

El importante papel que ha jugado Rocío Flores en la ruptura entre Antonio David y Marta Riesco

El importante papel que ha jugado Rocío Flores en la ruptura entre Antonio David y Marta Riesco

Rocío Flores tendrá que llevar durante varias semanas una faja que este viernes ocultaba con una combinación infalible. La hija de Rocío Carrasco se decantó por un elegante pantalón paper bag de tiro alto en color negro que fusionaba con mucho gusto con una camisa blanca perforada con manga abullonada fruncida en hombros y puños, y se completaba con una coqueta abotonadura tipo perla. Un look sofisticado a la par de cómodo y versátil perfecto para un día de oficina o bien una comida con amigos.

rocío flores
Instagram @sesamobymarta

Artículo recomendado

El gesto de Manuel Bedmar con Rocío Flores que confirma en qué punto está su relación

El gesto de Manuel Bedmar con Rocío Flores que confirma en qué punto está su relación

Pero si algo nos ha llamado especialmente la atención es el truco que ha utilizado Rocío para reducir aún más su cintura. La joven, de 25 años, incluía un cinturón de Gucci a su look pero no contenta con esto anudaba la camisa a su cintura, una forma muy hábil de crear un favorecedor efecto 'talla menos' en su cintura. El toque final llegaba de la forma más sensual al desabrochar por completo su camisa. Un gesto en el que deja patente que está muy orgullosa de su nueva figura y no ve el momento de presumir de tipazo.

Si al igual que Rocío Flores te has quedado prendada de esta camisa blanca cargada de tendencias estás de suerte ya que sigue disponible en la web de la firma española 'Sésamo by marta' por el precio de 29,90 euros. ¡Corre que vuela!