La industria de la moda era sacudida el pasado martes por la peor de las noticias: la diseñadora Kate Spade, de 55 años, era hallada muerta en el dormitorio de su apartamento de Park Avenue (Nueva York). Los bolsos que diseñaba eran internacionalmente conocidos y celebrities como Sarah Jessica Parker, Leighton Meester o la Duquesa de Cambridge eran incondicionales de su firma.

Ahora su viudo Andy Spade, con el que fundó en el año 1993 su exitosa empresa, ha decidido romper su silencio y difundir a través de los medios estadunidenses un comunicado en el que ha hablado de la depresión y ansiedad que había sufrido su esposa durante los últimos cinco años, además de dedicar unas conmovedoras palabras sobre como era ella y la relación que tuvieron durante los 35 años que estuvieron juntos.

Artículo recomendado

La familia de Avicii revela que se suicidó con una botella rota

La familia de Avicii revela que se suicidó con una botella rota

“Kate era la mujer más maravillosa del mundo. Fue la persona más amable que he conocido y mi mejor amiga durante 35 años. Mi hija y yo estamos devastados por su pérdida, y ni siquiera podemos empezar a comprender la vida sin ella. Estamos profundamente desconsolados y ya la echamos de menos”, empieza diciendo la emotiva carta.

Asimismo, relata como había estado luchando contra la depresión y la ansiedad con la ayuda de varios profesionales. “Estuvimos en contacto con ella la noche anterior y parecía feliz. No había ningún indicio ni advertencia de que haría esto. Fue un shock completo. Y claramente no era ella. Había demonios personales contra los que estaba luchando”.

Además, este revelaba que durante los últimos diez meses habían estado viviendo separados, aunque seguían queriéndose y realizando actividades juntos con su hija Frances Beatrix Valentine, de 13 años. “No estábamos legalmente separados, y nunca discutimos el divorcio. Éramos mejores amigos tratando de superar nuestros problemas de la mejor manera que sabíamos. Estuvimos juntos durante 35 años. Nos queríamos mucho y simplemente necesitábamos un descanso.

Tras el suicidio, varios medios del país han hablado de una nota que habría dejado la diseñadora a su hija antes de morir en la que le decía que la quería, que no se sintiera culpable y que "le preguntara a su padre" por lo ocurrido. Andy ahora también ha querido poner hincapié en todo lo que se ha dicho: “Cualquier otra cosa que esté ahí ahora es falsa”. Y añadía “No hubo abuso de sustancias o alcohol. No hubo problemas de negocios. Nos encantó crear nuestros negocios juntos. Estábamos criando a nuestra maravillosa hija. Aún no he visto ninguna nota y me horroriza que un mensaje privado a mi hija haya sido compartido tan despiadadamente con los medios. Mi principal preocupación es Bea y proteger su privacidad mientras lidia con el dolor inimaginable de perder a su madre. Kate quería mucho a Bea.”