La crisis del coronavirus y el obligado período de confinamiento está poniendo a prueba a la sociedad. Enuna inmensa mayoría, está sirviendo para sacar lo mejor de cada uno, sobre todo su lado más solidario pero, en ocasiones, el miedo, la ignorancia y la falta de empatía descubre un egoísmo que, por suerte, se contrarrestar con el arma más poderosa: el amor.

En algunas comunidades de vecinos, cabe señalar que se trata de un número marginal, están “acosando” a vecinos que trabajan en sectores como la sanidad o alimentación, y les están coaccionando a través de notas colgadas en las puertas de sus hogares o en la entrada de la finca, a la vista de todos, para que cambien su lugar de domicilio, 'invitándoles' a "no poner en riesgo" a su entorno.

Artículo relacionado

Jesús Monllor, un médico residente en el Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan, en Ciudad Real, sufrió un episodio de estigmatización por parte de uno de sus vecinos. Al llegar a casa de una agotadora jornada de trabajo, se encontró con un mensaje en la puerta que decía: “Hola vecino. Sabemos de tu buena labor en el hospital y se agradece, pero debes pensar también en tus vecinos: aquí hay niños y ancianos. Hay lugares como el ‘Barataria’ donde están alojando a profesionales. Mientras esto dure, te pido que lo pienses”.

Miriam Armero, trabajadora de un supermercado en Cartagena, vivió un episodio parecido, cuando le pasaron una nota por debajo de su puerta que leyó su hijo. Escrita en letras mayúsculas por completo, el mensaje era claro a la par que determinante: «Queremos pedirte por el bien de todos que te busques otra vivienda mientras dura esto ya que hemos visto que trabajas en un supermercado y no queremos más riesgos».

Artículo relacionado

La respuesta censurando estos comportamientos fuera de lugar ha sido apabullante y conmovedora. De inmediato, han surgido numerosas muestras de apoyo a todos estos profesionales que están en primera línea de batalla frente al coronavirus. Cartas de agradecimiento y mensajes de reconocimiento para estos colectivos que no solo merecen el aplauso de las 8 de la tarde, como la que ha corrido como la pólvora en redes sociales y que ha emocionado a todos.

Carta apoyo trabajadores
@joseti28

O esta de Gemma Orgaz, una vecina de Ávila, que compartía la imagen de una nota que habían dejado a su vecina en su cuenta de Facebook: “Nosotros también le hemos dejado una nota a nuestra vecina, que trabaja en el hospital Nra. Sra. De Sonsoles de Ávila, porque estamos INDIGNADOS. 😡OS ANIMO A HACER LO MISMO SI ESTÁIS EN NUESTRO CASO Y VUESTRO VECINO ES DE LOS QUE PUEDEN CONTAGIARSE POR IR A SALVAR VIDAS. (Extensible a todos los que salen a trabajar a diario para que no nos falte de nada: ni alimentos, ni seguridad, etc. GRACIAS!)”. De nuevo, el amor, el respeto y la admiración vuelve a ganarle la partida a la falta de empatía y el egoísmo.

Carta de apoyo
@Facebook