Masacre en EE.UU

Una profesora española sobrevive a la masacre del instituto de Florida

Logró proteger a sus cinco alumnos y salir con vida de la masacre

1 / 8

1 / 8

Tiroteo. El mundo consternado

2 / 8

Nikolas Cruz. Había sido expulsado del instituto

3 / 8

Patricia Rivas. Una española entre el profesorado

4 / 8

2. Tiroteo. Se escondieron para salvar la vida

5 / 8

3. Tiroteo. No la llamó por si sonaba el móvil

6 / 8

5. Tiroteo. Minutos eternos

7 / 8

Huracán Irma. No es la primera catástrofe

16 de febrero de 2018, 12:14 | Actualizado a

Poco a poco vamos conociendo más sobre el tiroteo en el instituto Stoneman Douglas de Parkland, Florida, que ha consternado al mundo entero. El 14 de febrero, 17 personas fallecían en manos de Nikolas Cruz, une ex alumno de 19 años expulsado el pasado curso por indisciplinado. La gran mayoría de las víctimas eran menores de edad.

Entre los docentes del instituto se encontraba Patricia Rivas, natural de La Rioja. Esta profesora ya llevaba seis meses trabajando allí, impartiendo clases de español y francés. Cuando el tiroteo empezó, se encontraba en el recinto con apenas cinco alumnos en el aula. Al principio pensaron que se trataba de un simulacro, porque hacía muy poco ya habían hecho uno. Por suerte, supieron reaccionar a tiempo.

Relacionado con esta noticia

Primero se encerraron en la clase sin hacer ruido. Pasados diez minutos llenos de angustia, decidieron esconderse al escuchar silencio. “Los niños fueron uno a uno en cuclillas reptando por el suelo hasta que llegaron a un pequeño almacén”, ha explicado a Informativos Telecinco. “Yo llegué la última, nos cerramos del todo, apagamos las luces y allí estuvimos durante una hora, hasta que la policía nos sacó”.

Su madre, a kilómetros de distancia, primero no relacionaba el tiroteo con el instituto en el que trabajaba su hija. Cuando se dio cuenta, cogió el móvil y le escribió. "No la llamé por miedo, por si el teléfono hacía ruido", explicaba a La Rioja.

Apenas pasaron unos minutos hasta que recibió respuesta, que ella ha definido como eternos. “Cuando me contestó respiré, me relajé y dije ‘voy a esperar’”. Aunque confiesa que no se quedó mejor hasta que pudo hablar con ella después.

Hablando de lo ocurrido, no podía contener las lágrimas. “En este momento me entran muchas ganas de llorar porque comprendo como lo han podido pasar”.

No es la primera catástrofe que esta profesora vive en primera persona desde que se trasladó a Estados Unidos. A principios de septiembre vivió de cerca el Huracán Irma. Su madre ha explicado que a pesar de todo, Rivas no se plantea volver a España. “Como mínimo, tiene que terminar el curso allí, en un lugar que es muy bonito”.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?