Siniestro experimento

Triunfa la película sobre el drama de los trillizos separados al nacer

Fueron sin saberlo auténticas cobayas humanas

Los trillizos separados al nacer
YouTube

8 de febrero de 2018, 10:54 | Actualizado a

Robert, Eddy y David fueron separados al nacer. Dos de ellos, Robert Shafran y Michael Domitz, se reencontraron por casualidad, porque el destino quiso que fueran al mismo campus universitario. Cuando se conocieron, no daban crédito, no solo eran como dos gotas de agua, sino que compartían gustos, aficiones y hasta el sentido del humor. Incluso fumaban la misma marca de cigarrillos. Se hicieron unas pruebas médicas y resultó que, como sospechaban, eran hermanos. La historia saltó a la prensa y David Kellman la leyó. Vio que él era idéntico a Robert y a Michael, por lo que se puso en contacto con ellos. Los tres hermanos se reunieron por primera vez en 1980, con 19 años. En Nueva York se hicieron famosos, abrieron un popular restaurante y llegaron a aparecer en algunas películas, como Buscando a Susan desesperadamente.
Pero no todo refulgía en el firmamento, los tres hermanos decidieron investigar el porqué de su temprana separación y descubrieron que no se debía a un error, sino que fue deliberada. Peter B. Neubauer, psiquiatra del Child Development Centre de Manhattan, los sometió a un siniestro experimento: separarlos al nacer para saber la influencia que ejercen el entorno y la educación, por un lado, y la genética, por otro, en la personalidad humana. En realidad estaban siendo monitorizados, pero las familias adoptivas creían que las pruebas a los que los sometían era el seguimiento habitual que se hacía a los hijos adoptivos.
El cineasta Tim Wardle ha llevado a la gran pantalla la historia de los trillizos, en el documental Three Identical Strangers (Tres extraños idénticos), que ha sido galardonado en Festival de Cine de Sundance con el el premio especial del jurado. Wardle ha realizado un riguroso trabajo de investigación con material de archivo, grabaciones de los hermanos y entrevistas con ellos, sus amigos y familiares. Un filme que invita a la reflexión, pues Eddy acabó suicidándose en 1995, y los otros dos hermanos han denunciado a la agencia de adopción, por haber sido tratados como ratones de laboratorio en lugar de como seres humanos.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?