La casa más cara que se ha vendido en Madrid en 2018 se encuentra en la urbanización La Moraleja, que está situada en la localidad de Alcobendas. Su precio deja los ojos como platos: 12,2 millones de euros. Trinitario Casanova, el empresario murciano que compró el edificio España al Grupo Wanda, es el nuevo dueño de la vivienda.

Artículo relacionado

Próxima a la embajada de Arabia Saudí, la mansión consta de tres pisos de 700 metros cuadrados cada uno. En total son 2.100 m2 los metros construidos que la forman, pero cuenta con una parcela de 11.000. La inmobiliaria de propiedades de lujo que ha tramitado la multimillonaria venta ha sido Everyprop Realty.

Con el precio que tenía ya quedaba claro que a la casa no le iba a faltar de nada. La lujosa vivienda cuenta con spa y gimnasio, para relajarse y para hacer deporte. Están situados en la primera planta y con un jardín con estanque como telón de fondo. Un lujazo, sí.

El propietario de la casa podrá ver películas a lo grande sin moverse de allí, ya que dispone de una sala de cine privado de 140 metros cuadrados. Disfrutar de las películas en casa en pantalla grande es el sueño de muchos amantes del séptimo arte.

La ‘master suit’ de 220 metros cuadrados, que incluye dos baños y vestidor de 80 m2, es uno de los espacios más destacados de la finca. Hay cuatro suites más y dos habitaciones con baño. Jazz House es el nombre con el que se ha comercializado la vivienda, a la que terrazas tampoco le faltan: están en la tercera planta y ocupan entre todas 400 metros cuadrados.