En el Mundial

'The Hidden Flag': la genial iniciativa para colar la bandera gay en el Mundial de Rusia

Seis activistas han conseguido exhibir con mucho ingenio y sin represalias un símbolo que puede acarrear penas de cárcel en Rusia

Más Sobre...

Mundiales de fútbol Trending

14 de julio de 2018, 08:00 | Actualizado a

La iniciativa de seis activistas en el Mundial de Rusia está dando la vuelta al mundo por el poderoso mensaje que han lanzando y el ingenio con el que han burlado las autoridades del país.

Bajo el nombre de ‘The Hidden Flag' (la bandera escondida), en las fotos compartidas en su página web se ven a cuatro hombres y dos mujeres posando como simples aficionados más en los lugares más emblemáticos de Moscú vistiendo las camisetas de su equipo nacional. Pero si uno se fija, la disposición en la que salen en todas las fotos no es casual: a través de su vestimenta, forman la bandera arcoíris.

Relacionado con esta noticia

“Cuando Gilbert Baker diseñó la bandera arcoíris en 1978, lo hizo para que se transformara en un icono de la comunidad LGTB y en un símbolo, reconocible en el mundo entero, que la gente pudiese exhibir con orgullo.”, explican en su página web. “Desgraciadamente, 40 años después, todavía hay países donde la homosexualidad está perseguida y símbolos como la bandera arcoíris están prohibidos, incluso bajo penas de cárcel. Rusia es uno de ellos.”

Es por eso que con el fin de protestar y aprovechando que el Mundial se celebra el mismo mes que el Orgullo, Marta (España), Eric (Holanda), Eloi (Brasil), Guillermo (México), Vanesa (Argentina) y Mateo (Colombia) pusieron rumbo a la capital rusa “para denunciar esta situación y llevar nuestra bandera a las calles de Rusia”.

Esta propuesta nacía en Madrid de la mano de la organización LGBT FELGBT, la agencia de publicidad Lola Mullenlowe y el periódico El Diario, responsables de mandar los activistas a la capital rusa y hacerles la sesión de fotos.

Los protagonistas de la historia aseguran haber sentido cierto miedo, especialmente cuando posaron delante de la policía rusa aunque al final, nadie les llamó la atención. “El riesgo no me importa, es un proyecto en el que deseo mucho participar. Y de hecho ha sido el proyecto más emocionante en el que he participado en mi vida”, explica Mateo.

“Cuando entendí el peligro y la presión que hay allí, me reafirmé. Quería aportar. Que se vea que los heterosexuales también podemos luchar por esto”, explicaba Eric, que fue en lugar de su hermano y que representó a los homosexuales que también están implicados en la lucha.

Su propuesta ahora ha dado la vuelta al mundo y ya están pensando en su próxima acción. Porque tal y como lo explican, piensan llegar a cada rincón: “Esta es una lucha que jamás será silenciada”.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?