Son una treintena de adolescentes y jóvenes, entre 12 y 23 años que está sembando en el terror en el casco viejo de Bilbao. Sus crímenes extremadamente violentos y, habitualmente con el móvil de un robo, han saltado a las páginas de todos los diarios. Por el momento, se les atribuye la muerte del ex futbolista Ubon Urrengoetxea, de 43 años, el 23 de diciembre. Ubon fue atracado por dos jóvenes de 14 y 16 años y, al resistirse, le golpearon. Cayó al suelo y se fracturó el cráneo con el bordillo. El 28 de diciembre un grupo de jóvenes de 23 años atacó a unos chicos para robarles, les propinaron una brutal paliza y como consecuencia de la misma, uno de ellos, un joven de 23 años, perdió el ojo.

El 30 de diciembre una chica de 14 años denunció que había sido violada por cuatro menores en un trastero de Barakaldo. Los cuatro supuestos agresores formaban parte de la banda. Por último, esta escalada de violencia se cobró la vida de Rafael y Lucía, dos ancianos de 87 años que fueron asesinados en su domicilio supuestamente por dos menores de 14 años. Las múltiples cuchilladas y golpes demuestran, según los forenses, que hubo ensañamiento.

Artículo relacionado

Además de estos casos, que son los más tristemente mediáticos, se suceden denuncias por robos, extorsiones e incidentes violentos, que están provocando un clima de inseguridad entre los vecinos. El pasado viernes se concentraron para exigir mayor seguridad. El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha anunciado que incrementará la vigilancia policial, pero se niega a admitir que la ciudad sea insegura.

La banda conocida como "The Guetto Family" está compuesta por menores y jóvenes provinientes de familias desestructuradas y, en la mayoría de los casos, consumidores de estupefacientes. Según informaciones recogidas por el diario El Español, sus componentes son de etnia gitana o de origen marroquí. De momento se han cobrado tres vida, una violanción y una lesión de por vida.