Ya hace años que Enfermera Saturada relata con mucho humor las surrealistas situaciones que viven los profesionales del sector. Sin embargo, en una de sus últimas publicaciones la cuenta aparcaba el humor para sacar a relucir su profunda indignación. Y no es para menos. Tal y como mostraba en una imagen, alguien le había robado el bolso a una enfermera mientras estaba trabajando y esta ahora pedía que le devolvieran el material profesional. “Hay que tener el alma llena de mierda para robarle el bolso a la enfermera que cuida de tu hijo en una incubadora. Te desvives para que te lo agradezcan así.

¿Cómo puede alguien robarle al profesional que está atendiendo a personas enfermas en el hospital? Pues parece ser que mucha gente, porque el tuit acababa recibiendo un alud de comentarios en los que los internautas denunciaban haber vivido la misma situación.

Es el caso de Miguel Asúnsolo, enfermero que relataba cómo le robaron el GPS mientras atendía un paciente: “Hace unos años nos robaron el gps de la ambulancia mientras atendíamos a un paciente respiratorio grave en la calle General Ricardos de Madrid. Estabamos a escasos 15 mts....”

La misma situación en una ambulancia vivía el usuario @jorgetete79: "Soy TES y a mi me robó una vez el móvil de la ambulancia un tipo que iba delante mientras yo atendía a su esposa. Afortunadamente tenía localizador y me presenté en su casa con la guardia civil".

Más sonado es el caso de María José Ávila, enfermera y matrona: “A mi me robaron mi cartera aprovechando que salía de la consulta un momento a dejar unas muestras. Sabía quien era perfectamente, pero nadie hizo nada, incluso después de que suplantara mi identidad en el banco con mi DNI y me robara el dinero en varias ocasiones #truestory”.

Otros relataban como les habían robado hasta la ropa, dejándoles sin mudas de recambio con las que salir del paso: “Compañera contratada que no tenía taquilla tuvo que cambiarse en un almacén de la planta y dejar allí su ropa, le robaron el vestido y tuvo que irse a casa en uniforme... Hay mucha mierda en algunas almas!!”, explicaba Beatriz G.Bardají.

Pero los profesionales del sector no son los únicos que han vivido malas experiencias, los propios pacientes también se quejaban de los pocos escrúpulos de la gente: “A nosotros nos robaron iPhone, cartera y tarjetas mientras mi mujer estaba dando a luz. No suelen ser otros padres sino hijos de p... que se pasean por el hospital sin escrúpulos”.

Una practica lamentable que desgraciadamente se da más a menudo de lo que nos imaginamos en los centros sanitarios.