El hospital de campaña de IFEMA es un ejemplo para todo el planeta, corroborado por la Organización Mundial de la Salud. Se levantó en tiempo récord, en menos de una semana, y alberga aproximadamente unas 1500 camas, con servicio para 100 UCIS.

En su interior, el personal sanitario se afana por cuidar a los pacientes y, también, por hacerles su estancia lo más llevadera posible. Con ese fin nacen iniciativas tan bonitas como la biblioteca Resistiré, que no podría tener un nombre mejor. Se trata de un proyecto solidario de dos enfermeras del Summa 112, una de ellas pertenece a un club de lectura y se le ocurrió una noche llevar una bolsa de libros para los enfermos. El éxito fue tal que se los quitaron de las manos, por lo que decidieron ampliar la iniciativa.

Biblioteca del hospital Ifema
@DRHORSES

Por medio de las redes sociales, hicieron un llamamiento para que empresas y particulares pudieran donar sus libros, y un voluntario -que también es escritor- se fue encargando personalmente de recogerlos con su vehículo. La Universidad Politécnica de Madrid o La Caixa hicieron donaciones pero, también, numerosos anónimos que quieren poner su granito de arena para hacer más ameno el tiempo que los pacientes de COVID-19 tienen que pasar en el hospital

Además, también han recibido donaciones de gafas por parte del Colegio de Ópticos, ya que uno de los problemas de las personas ingresadas es que no podían leer sin ayuda de las gafas. Además de libros, la biblioteca Resistiré dispone de prensa y pasatiempos.

Artículo relacionado

La ola de solidaridad ha sido de tal magnitud que, como explican en este vídeo compartido en la cuenta de Twitter de Emergencias Madrid, ya no hay sitio para más libros.