Tras la crisis del coronavirus, a muchos comercios, sobre todo los más pequeños, les ha tocado reinventarse y apostar por lo digital. En Fabero, un pueblo de León de poco más de 4.000 habitantes, están convencidos de que esa es la fórmula para sacar adelante su economía.

Durante años, la principal actividad económica había sido la minería y ahora, el comercio le había tomado el relevo. Durante estos dos meses de parón, desde el ayuntamiento han querido salvar sus negocios de una quiebra inminente y, con la ayuda de la plataforma Social Wow, crear un espacio gratuito en el que puedan promocionarse y ofrecer sus servicios todos sus vecinos.

Artículo relacionado

Para ello, se han hecho fotografías profesionales a los negocios y productos que se venden en los mismos, para que aparezcan en la misma plataforma de una forma atractiva, junto a un poco de información e historia acerca de cada negocio.

Es el ayuntamiento de la localidad el que subvenciona el funcionamiento de dicha plataforma, gracias a la que 120 pymes podrán vender por internet y promocionar sus productos a partir a partir de la cuenta #Faberocrece.

La alcaldesa, Mari Paz Martínez se interesó por la campaña #AdoptaunaPYME, ideada por Ismael Teijón con el objetivo de digitalizar la actividad económica de pequeños municipios y ofrecer medidas de ayuda a sus ayuntamientos tras la crisis del coronavirus.

Artículo relacionado

La app Faberocrece, a la que se podrá acceder también mediante Facebook e Instagram, va a funcionar como una especie de "Amazon" pero a pequeña escala. Ya que incluirá un servicio de reparto a domicilio, para que los vecinos no tengan que desplazarse y se eviten aglomeraciones en las tiendas. A buen seguro que la iniciativa -que empezará a funcionar a partir del 1 de julio- servirá de inspiración para otras localidades de similares características.

Fabero
@Facebook