Los niños de la cueva tailandesa ya han salido del hospital, se encuentran bien de salud y han pronunciado sus primeras palabras en rueda de prensa. Los miembros del equipo de fútbol infantil ‘Los Jabalíes Salvajes’ han dado las gracias a las personas que intervinieron en su rescate. Los buzos tailandeses que participaron en las diferentes operaciones estaban presentes.

Artículo relacionado

Pero no solo se han mostrado agradecidos, sino que además los niños han mostrado arrepentidos y han pedido perdón a sus familias por el gran susto. Los 12 miembros del equipo de fútbol, de entre 11 y 17 años, y el entrenador de 25, entraron tras un entrenamiento en la cueva en la que quedaron atrapados. Una tormenta les sorprendió y las condiciones hicieron que la salida se complicara.

Uno de los pequeños ha contado en la rueda de prensa que para ellos fue como un milagro ver aparecer el primer buzo. El niño ha explicado que era él quien se comunicaba en inglés con los encargados de rescatarles. El equipo ha querido rendir homenaje al buzo que murió durante las operaciones de rescate.

“Esta experiencia me ha enseñado tolerancia y aguante”, decía uno de los pequeños. Otro de los niños ha expresado que a partir de ahora sería más cauteloso: "Esta experiencia me ha enseñado que no hay que hacer las cosas sin haberlas planeado. A partir de ahora voy a vivir mi vida con cuidado”. Un compañero suyo ha afirmado que de mayor le gustaría ser buzo de la marina de Tailandia para ayudar a los demás.