Max y Greta son dos médicos que viven en Australia. Tenían previsto contraer matrimonio el día 11 de abril, pero como muchas otras parejas de novios, se han visto obligados a posponer su enlace a causa de la crisis del coronavirus.

Curiosamente, no es la primera vez que la pareja se ha visto obligada a modificar las características de su enlace. Y es que, en un principio, iban a contraer matrimonio en Kangaroo Valley Bush Retreat, una hermosa reserva natural. Sin embargo, los salvajes incendios que devastaron el continente australiano a finales del año pasado y comienzos de este, impidieron que se pudiera celebrar en ese lugar.

Artículo relacionado

Max y Greta tuvieron que buscar entonces otro sitio para su enlace pero lo que no podían imaginar es que, de nuevo, el destino les iba a impedir tener la boda de sus sueños.

Pareja de sanitarios
@thegreatmedescape

El día de su boda, el 11 de abril Max y Greta lo pasaron trabajando y batallando para salvar vidas. Precisamente, quisieron compartir una foto en sus redes sociales vestidos con sus trajes de sanitarios y con un cartel en el que explican que se iban a casar, pero que en lugar de eso, habían ido al hospital a trabajar. El mensaje final es contundente: “Quédate en casa”.

Artículo relacionado

A pesar de que ese día no pudieron tener una gran celebración digna de su historia de amor, sus compañeros del hospital les organizaron una pequeña sorpresa repleta de guiños.

Según recoge el medio TheChronicle.com, la pareja ha puesto una nueva fecha y han aplazado su boda al 25 de septiembre, con la esperanza de que -por fin- puedan celebrarlo como merecen.