Después de tanta semanas de confinamiento, son muchos los que arden en deseos de poder ir a la playa y sentir el mar de cerca. En el caso de un paciente ingresado en la UCI del Hospital del Mar en Barcelona, a causa del coronavirus, este deseo era casi una utopía. Lleva más de dos meses en el hospital y, a pesar de que ha dado negativo en la última prueba PCR que le había realizado, su estado de salud aún aconseja que continúe siento tratado en cuidados intensivos.

Sin embargo, los sanitarios que le atienden en el hospital, han querido cumplir su sueño y se han organizado, con las medidas de seguridad pertinentes, para poder montarle en una camilla y acercarle hasta la playa de la Barceloneta para que viera y sientiera el olor del mar, aunque fuera por unos minutos.

Artículo relacionado

Esta bonita iniciativa se enmarca dentro un proyecto que ha desarrollado el Hospital del Mar para humanizar los cuidados intensivos. Dicho proyecto lleva por nombre HUCI y tiene como objetivo que el trato con pacientes, familiares y profesionales sanitarios sea más humano en unas circunstancias tan complicadas.

Para poder llevar a cabo este tipo de iniciativas, el enfermo se debe encontrar estable y, por supuesto, consciente. El proyecto HUCI incluye otro tipo de acciones como la flexibilización de los horarios de visita y adecuación a las necesidades individuales, o la mejora de la comunicación con pacientes/familias y entre los profesionales.

Artículo relacionado

Judith Marín, intensivista del Hospital del Mar de Barcelona, explicaba a informativos Telecinco que "las salidas al exterior es un punto más de ayudas terapeúticas para nuestros enfermos grave,s que no son solo paseos curativos, sino también sirven para la orientación o la movilidad precoz, y tienen como objetivo mejorar la calidad de vida y pronóstico de los pacientes una vez superada la fase crítica de la enfermedad".

Hopsital del Mar
@hospitaldemar