Lena es una niña pequeña que acaba de cumplir 3 años y vive en la localidad de Henderson, Nevada (Estados Unidos). Su madre, Leslie Riley, de 45 años, cuenta que, desde que le cambiaron de habitación el año pasado, se obsesionó con ver pasar todos los días a los camiones de basura desde su ventana.

Es más, Lena había cogido la costumbre de "alimentar" a los camiones, ofreciendo a sus conductores galletas horneadas, bollos y todo tipo de delicias.

Artículo relacionado

Para el tercer cumpleaños de la pequeña, el 17 de abril, los conductores quisieron agradecer todas sus atenciones con un sorpresa que contó con la colaboración de la propia familia de Lena. Para ello, organizaron una especie de desfile en el que participaron ocho camiones que se dirigieron a la casa de la familia.

Todo los camiones estaban adornados con globos, flores de cartón de vivos colores y guirnaldas, y el primero de ellos llevaba una pancarta de gran tamaño en al que podía leerse:"Feliz cumpleaños, Lena".

Artículo relacionado

El desfile pasó por delante de la casa de la pequeña tocando la bocina, ante la atónita mirada de la cumpleañera que no daba crédito. También le hicieron entrega de una bolsa con algunos regalos como libros para colorear, una gorra y una taza de café.

En declaraciones al programa de televisión, Good Morning America, la madre de Lena explicaba que si oye los camiones pasar y no tienen nada que darles de comer, empieza a llorar desconsolada y a decir: "tenemos que alimentar a los camiones azules". Leslie estaba casi más emocionada que su hija: "Fue muy bonito ver ponerse de acuerdo a toda una comunidad y estar juntos en un tiempo tan difícil como éste. Incluso publicó un mensaje de agradecimiento en las redes sociales con fotos del mágico momento.