Con el objetivo de recabar más datos acerca del coronavirus, el gobierno ha decidido poner en marcha un proyecto piloto de rastreo de contactos de casos por medio de una aplicación móvil.

El lugar elegido ha sido la isla canaria de La Gomera y, para determinar la eficacia de esta herramienta, se va a simular un rebrote con 300 personas ‘infectadas’ que durará hasta el próximo 13 de julio.

Artículo relacionado

La aplicación de rastreo de contagios se llamará Radar COVID y va a estar gestionada por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, en coordinación con el Servicio Canario de la Salud.

En primer lugar habrá una fase de arranque, en la que se desplegará una campaña de comunicación para impulsar la utilización de esta APP, para lo que habrá distintos voluntarios que ayudarán a la población a instalar y utilizar la aplicación.

La aplicación, que no geolocaliza y cuyo uso es completamente opcional y gratuito, se basa en el sistema Apple-Google para rastrear posibles contagios. Aquellas personas que hayan estado a menos de dos metros durante más de quince minutos, por medio del bluetooth de sus smartphones, intercambian unos códigos que servirán para identificarles en el caso de que una de ellas sea posteriormente diagnosticada COVID-19 positivo.

Artículo relacionado

En el momento en que el usuario es identificado como posible contacto de riesgo, recibe una notificación en su teléfono móvil, que le informa sobre los pasos correctos que debe seguir. Esta herramienta preserva la identidad y el anonimato del usuario, guardando los datos en los propios dispositivos.

El proyecto piloto durará dos semanas y se espera la participación de al menos 3.000 ciudadanos de La Gomera. Finalmente, a partir del 20 de julio se recabarán los datos obtenidos y se estudiará su viabilidad.

Coronavirus