Siguen internados

La música se convierte en la mejor terapia para los mayores de los Turpin

Han aprendido a tocar la guitarra y evolucionan favorablemente

Familia Turpin
Facebook

23 de febrero de 2018, 14:26 | Actualizado a

Hace apenas un mes el mundo entero quedaba conmocionado por la historia de los Turpin. Los padres de esta familia de California, hicieron vivir a sus 13 hijos un auténtico infierno durante años, sin que ni los vecinos ni el resto de familiares se dieran cuenta de lo que pasaba dentro de la que ya ha sido bautizada como Casa de los Horrores.

El domingo 14 de enero una de sus hijas conseguía escapar por una ventana y alertar a la policía del secuestro que estaban viviendo ella y sus hermanos. Tenía 17 años, pero aparentaba 10 por culpa de la malnutrición.

Relacionado con esta noticia

Este viernes 23 de febrero, David y Louise Turpin declararán en una nueva vista judicial. En la primera audiencia que la pareja hacía hace un mes, ambos se declaraban “no culpables” ante el juez. Se enfrentan a 9 cargos de tortura y 10 por poner en peligro a menores, así como a una fianza de 9 millones de dólares cada uno.

¿Pero qué ha pasado con las víctimas de esta tragedia?. Después de ser rescatados, los hijos de la pareja eran ingresados en diferentes centros. Todos se encontraban en estado de malnutrición y el aislamiento de algunos era tal que no sabían qué era un policía. Los siete hermanos adultos, ingresaban en el Corona Regional Medical Center y los más pequeños en el Riverside University Health System Medical Center.

Tras este mes ingresados, siguen con la que será una larga recuperación, tanto física como psicológica. Las autoridades han optado por no dar muchos detalles sobre su estado para respetar su privacidad, sin embargo varios medios del país han asegurado que los mayores de los Turpin están aprendiendo a tocar la guitarra.

Mark Uffer, director ejecutivo del Hospital Corona, explicaba a People que cree que están progresando. También añadía que varios de los hermanos habían mostrado interés por la música y después de una donación de Fender Guitars, empezaban a probar con el instrumento. "De hecho, me acerqué y les mostré algunos acordes y les encantó" y añadía que la música es muy relajante y te puede llevar a un lugar tranquilo. A día de hoy, los Turpin ya pueden tocar varias e incluso alguno se ha animado a cantar.

Son muchos los que se han volcado en los hermanos. Por una parte, se han recaudado fondos en una fundación para costear los gastos médicos. Por otra, dos de sus tíos ya se han ofrecido a adoptar a los menores cuando les dejen salir del centro.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?