Aunque es un dato que ha corroborado la OMS, un reciente estudio basado en un modelo matemático, certifica que el uso de mascarillas en toda la población es clave para evitar que prosiga la expansión de coronavirus.

El modelo que han desarrollado en las prestigiosas universidades de Cambridge y Greenwich señala que, cuando un 75% de la población utiliza las mascarillas, la tasa de reproducción de la infección cae por debajo del 1, lo que significa que la transmisión se detiene.

Artículo relacionado

Otro dato interesante de este estudio es que, tanto las mascarillas quirúrgicas como las denominadas "caseras", son eficaces a la hora de protegerse frente al COVID-19. Eso sí, la eficacia de unas y otras es distinta. Mientras que las mascarillas quirúrgicastienen hasta un 95% de eficacia, en el caso de los domésticas o caseras, cifran su eficacia en el 75%.

"Nuestros análisis respaldan la adopción inmediata y universal de mascarillas faciales por parte del público", dijo en un comunicado Richard Stutt, investigador de epidemiología en la Universidad de Cambridge y coautor del estudio.

"Si el uso generalizado de mascarillas por parte del público se combina con distanciamiento físico y cierto confinamiento, puede ofrecer una forma aceptable de manejar la pandemia y reabrir la actividad económica mucho antes de que haya una vacuna", ha declarado Stutt a la BBC.

Artículo relacionado

Para realizar este estudio, los investigadores utilizaron modelos matemáticos de las distintas etapas de la infección y la transmisión a través del aire y superficies. Su objetivo era analizar distintos escenarios para el uso de las mascarillas, en combinación con medidas de confinamiento.

Sus conclusiones respaldan el uso universal de las mascarillas por parte de toda la población mundial. Es más, el lema que han incluido en el estudio no puede ser más certero: "Mi máscara te protege, tu máscara me protege".

Mascarillas