En la lucha contra el COVID-19 cada acción suma, y en lo que se refiere a financiar cuidados y tratamientos, cada euro cuenta. Más aún, cuando son tantos euros juntos, en concreto, un millón, que han sido donados a la Universidad de Castilla-La Mancha con el objetivo de poder realizar test masivos.

Hasta el momento, la institución había logrado recaudar 100.000 euros en unas 750 aportaciones gracias al programa de mecenazgo que había puesto en marcha bajo el lema #UCLMcontraCOVID19. Pero la sorpresa fue mayúscula en el rectorado cuando se descubrió que alguien había ingresado un millón de euros en la cuenta de su programa extraordinario de mecenazgo.

Artículo relacionado

Miguel Ángel Collado, rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, cuenta que en principio pensaron que podía tratarse de un error, “que alguien se hubiese equivocado con los ceros”. Según la normativa, el donante cuenta con 24 horas para echarse atrás, por lo que consideraron que la donación no iba a ser tan elevada. Sin embargo, el rectorado acabó confirmando en el banco que no había ningún malentendido y que el ingreso se había hecho desde el exterior.

El representante legal del donante confirmó que la donación era correcta y que la había realizado por "agradecimiento a España". Lo único que se había sabido más, cuando el rector se puso en contacto con el representante, es que la persona que ha hecho este noble gesto es una mujer.

Artículo relacionado

El rector ha explicado que lo importante, a partir de este momento, es darle cuanto antes uso a ese dinero que se destinará a comprar robots de extracción de ácidos nucleicos que se instalará en el Centro Regional de Investigaciones Biomédicas del campus de Albacete. Con estos nuevos equipos, se podrán realizar dos tipos de test moleculares, PCR y de serodiagnóstico de anticuerpos, que servirán para apoyar a los servicios de microbiología de los distintos hospitales de Castilla-La Mancha.

Laboratorio