La influencer Madame de Rosa lo tuvo claro cuando se declaró la emergencia sanitaria a causa del coronavirus. Aparcó todos sus proyectos profesionales y retomo su antigua profesión de enfermera allí donde más la necesitaban. Ángela estuvo prestando sus servicios en la tercera planta de Traumatología del Hospital La Paz, donde todos sus pacientes tenían Covid 19.

Una labor muy encomiable, pero no exenta de riesgos, y es que el virus también le acabó afectando a ella. El 24 de marzo se sometía a unas pruebas y daba positivo en coronavirus.

Artículo relacionado

Con lágrimas en los ojos, y el malestar propio de la enfermedad, Madame de Rosa anunciaba que en las redes sociales que estaba infectada y que debía dejar su labor en el centro hospitalario para poder recuperarse.

Comenzaba entonces un largo proceso de tratamiento y de recuperación, que ha durado varias semanas y que aún continua. Y es que los efectos del coronavirus son persistentes en el tiempo.

Artículo relacionado

Ángela ha querido mandar un mensaje de ánimo a todos los que, como ella, siguen con algún resto de la enfermedad en su cuerpo: "Hoy estoy con mucho ardor de pecho y es muy desagradable... me cuesta respirar. Muchos de los que me habéis pasado la COVID-19 me escribís diciendo que estáis igual que yo... ánimo, es una cicatriz de guerra"