Su novia lo ha hecho público

El mensaje que el profesor asesinado en el tiroteo de Florida dejó por si moría

Scott Beigel tenía 35 años y fue una de las 17 víctimas mortales del tiroteo que hubo en un instituto de Florida la semana pasada

1 / 5

1 / 5

El mensaje que el profesor asesinado en el tiroteo de Florida dejó por si moría. Scott, una de las 17 víctimas

2 / 5

Su prometida le recuerda en su funeral

3 / 5

Querido por todos

4 / 5

Tiroteo. Un nuevo capítulo de matanza

21 de febrero de 2018, 12:54 | Actualizado a

Scott Beigel enseñaba Geografía en el Instituto Stoneman Douglas en la localidad de Parkland, Florida, donde el pasado 14 de febrero un ex estudiante entró y asesinó a 17 personas con un rifle. Desde que sucediera esta terrible masacre, las identidades de las personas que fallecieron, heridos y aquellos que, por suerte, salieron hilesos, todavía se están conociendo y contando anécdotas sobre aquella mañana. Beigel fue uno de los que no tuvieron la suerte de sobrevivir y, en su funeral, su novia pudo contar a los presentes el mensaje que su novio quería que transmitiera si alguna vez llegaba esta situación.

"Prométeme que contarás la verdad, cuéntales que soy un imbécil, no hables de héroe", le dijo Scott Beigel a su novia, Gwen Gossier, un día que ambos veían en la televisión la noticia de un tiroteo en un instituto. Algo que ya es común en Estados Unidos y de lo que Beigen pensó, por un segundo, que podría llegar a ser víctima. Gossier ha contado aquella anécdota que acabó por hacerse realidad en el funeal de su pareja, celebrado recientemente en el templo de Beth, en Boca Ratón, Florida.

Relacionado con esta noticia

“Ok, Scott, hice lo que me pediste”, dijo emocionada ante todas las muchas personas que le quisieron. "Ahora puedo decir la verdad, eres una persona increíblemente especial. Eres mi amor y mi alma gemela", añadió desconsolada. Además de Gossier, muchos de los alumnos de Beigel están relatando cómo, en realidad, sí se convirtió en un héroe aquel día. Actuando con rapidez y la cabeza fría, pudo salvar a muchos de sus alumnos metiéndoles en un aula y cerrando la puerta con llave, cuando la mayoría creía que se trataba de un simulacro. Así, evitó que Nikolas Cruz, el asesino, los encontrase. "Pensé que él entraría detrás de mí, pero no estaba, tenía que cerrarla por fuera para salvarnos", contaba Kelsey Friend, una de sus alumnas en el programa Good Morning America. "Si no hubiese entrado allí, yo probablemente no estaría hablando ahora”, añadía.

Gracias a los simulacros que se pusieron en marcha periódicamente en las escuelas tras el tiroteo de Columbine en 1999, Beigel estaba al corriente de lo que debía hacer. Sin embargo, en estos casos es imposible predecir cómo terminarán las cosas.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?