Desde hace varios días, es obligatorio el uso de mascarillas para prevenir el contagio del coronavirus en "vía pública, espacios al aire libre y en espacios cerrados de uso público o que se encuentre abierto al público", siempre que no se pueda mantener la distancia de seguridad de dos metros, según indica la orden publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La incorporación de la mascarilla en la rutina diaria (trabajo, transporte público, restaurantes....) supone una complicación para las personas que usan gafas, ya que éstas se les empañan con mucha facilidad y les dificultan enormemente la visión.

Artículo relacionado

Para evitar que se les empañen, están siendo los profesionales del gremio sanitarios quienes mejores consejos están ofreciendo, dentro de la cantidad de trucos que circulan por internet y las redes sociales.

Uno de los más comunes, y más económicos también, es el que recomienda usar un trozo de esparadrapo o celo. Se coloca en la parte superior de la mascarilla y pegada a la nariz. De esta forma, se evita que el aire salga por esa zona y nuble los cristales de las lentes.

Artículo relacionado

Por otro lado, el traumatólogo de la Clínica Plenum de Valladolid, Alejandro León, recomienda frotar con una pastilla de jabón seca el cristal para después limpiarlo con una gamuza, de modo que difumine el jabón formando una capa transparente y sin manchas ni partes sólidas. Es importante limpiar bien los cristales para que no dificulte a la visión después.

Los sanitarios son los que más saben de este asunto, ya que llevan muchos años trabajando con la mascarilla puesta durante muchas horas, y se saben todos los trucos que ahora han querido compartir con el resto de la población.