La mascarilla se ha convertido en una herramienta imprescindible de protección personal en la crisis del Coronavirus ya que ejerce de barrera para no contagiar ni ser contagiado por la enfermedad.

Sin embargo, para el colectivo de personas con discapacidad auditiva, la mascarilla podían convertirse también en un gran obstáculo que impida la comunicación, ya que ellos no pueden leer los labios al estar oculta la boca.

Artículo relacionado

Una asociación de Jerez, Costaleros por nuestros mayores, ha dado con una solución. Han comenzado a confeccionar mascarillas con material transparente, de tal manera que la parte de la boca no queda tapada por la tela de la mascarilla.

Francisco Zuasti, uno de los más de 150 voluntarios jerezanos del grupo, empezó a darle vueltas a los problemas de comunicación que podrían tener las personas con deficiencias auditivas si acudían a un hospital. Por eso, comenzaron a confeccionar mascarillas con una ventana de plástico duro en la zona de los labios, que permite la lectura labiofacial. han sido fabricadas a partir de telas donadas y material reciclado de los protectores de lluvia de los carritos de bebés.

Mascarillas para sordos

De hecho, incluso protegen más de la propagación y contagio de cualquier bacteria que el resto de mascarillas que se confeccionan, ya que utilizan un material que no transpira.

Artículo relacionado

La asociación Costaleros por nuestros mayores, que empezó por una iniciativa de la cuadrilla de costaleros de la Virgen de los Dolores de la Hermandad de las Tres Caídas ha arrastrado a cientos de voluntarios. Las costureras hacen mascarillas y, con alcohol cedido por las bodegas de Jerez, fabrican hidrogel. Su ayuda llega cada día a unas 50 familias, ya que además, también reparten comida.