Juana Rivas ha sido condenada por el Juzgado de lo Pena 1 de Granada a cinco años de cárcel y a seis sin poder ejercer la patria potestad de sus hijos. El juez cree que la mujer cometió dos delitos de sustracción de menores. El verano pasado Juana Rivas estuvo un mes en paradero desconocido con sus hijos. Incumplía así la orden judicial que le indicaba que debía entregar a los niños al padre de estos, al que ella acusa de malos tratos. La mujer había presentado una denuncia contra él.

Artículo relacionado

La madre de Maracena tampoco podrá ejercer la patria potestad sobre sus hijos durante seis años. Además, tendrá que indemnizar a Francesco Arcuri, el padre italiano de los pequeños, con 30.000 euros.

Juana Rivas abandonó en 2016 la isla italiana de Carloforte “escapando del matrato” de su ex pareja, según afirmaba, según afirmaba. Una vez en España no le entregó los hijos a Francesco, a pesar de que la justicia le obligaba a hacerlo. En la sentencia dictada por el juez Manuel Piñar se niega que se haya producido maltrato.

José Estanislao López, el abogado de Juana Rivas, ha dicho que recurrirá la sentencia. Además, ha afirmado que considera la condena impuesta un “fracaso” de la justicia. El letrado ha declarado a Efe que se encuentra estudiando la resolución judicial. El abogado de Francesco Arcuri ha dicho a la misma agencia que se encuentra satisfecho con el fallo judicial.