HIJO OKUPA

Unos padres recurren a un juez para echar de casa a su hijo

A sus 30 años Michael ni estudia, ni trabaja, ni colabora con las tareas del hogar

Padres denuncian a su hijo

24 de mayo de 2018, 10:55 | Actualizado a

Hay padres que temen ese momento en el que sus hijos vuelan del nido y se van de casa y otros que, al contrario, lo están deseando. Es el caso de los progenitores de Michael Rotondo, un joven estadounidense de 30 años al que sus padres no consiguen echar de casa. Ante la negativa del joven a marcharse, sus padres decidieron demandarle.

El chico, que ni estudia, ni trabaja, ni colabora en las tareas del hogar agotó la paciencia de sus progenitores, Cristina y Marken, que decidieron acudir a la vía judicial después de mandar a su retoño cinco cartas suplicándole que se fuera. Incluso llegaron a ofrecerle 1.100 dólares para que pudiese buscar otra casa, pero Michael hizo caso omiso y siguió haciendo su vida en la vivienda familiar.

Padres Michael Rondo

Michael, además de no ayudar en las tareas domésticas, tampoco colaboraba en el pago del alquiler. "Hemos decidido que debes abandonar esta casa de inmediato", le advertían sus padres en la primera carta. "Hay trabajos disponibles incluso para aquellos con un historial de empleo tan pobre como el tuyo. Consigue uno. ¡Tienes que trabajar!”, le insistían en otro escrito enviado.

Relacionado con esta noticia

Cristina y Marken incluso habían redactado un aviso de desalojo con ayuda de un abogado: "Quedas desalojado. Se iniciará un procedimiento legal inmediatamente si no te vas antes del 15 de marzo de 2018", firmaba su madre en una notificación. Al ver que a finales de ese mes su hijo todavía continuaba en casa, el matrimonio acudió a la Corte Suprema del condado de Onondaga, situado en el estado de Nueva York, para que ordenasen a su hijo marcharse de la vivienda.

Juicio Michael Rotondo

Durante la celebración del juicio Michael no miró a sus padres ni un solo momento. El joven se defendió diciendo que no se había ido porque no se lo habían notificado con la suficiente antelación. La respuesta indignó al juez, que le ordenó abandonar la casa de sus progenitores. El treintañero, que tampoco colaboraba con los gastos de la casa, ha dicho que apelará la decisión judicial. ¿Conseguirán Cristina y Marken que su hijo haga por fin las maletas?

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?