Mariah Donelly tiene 22 años, es profesora de música y asistente social en la localidad de Belfast, Reino Unido. Durante la crisis, ha usado su talento como música para acompañar a gente que lo necesitaba o para tocar en entierros y hacer un poco más llevaderas circunstancias tan difíciles.

Su abuelo, Thomas Donelley, tiene 72 años y había pasado las últimas seis semanas aislado en su casa debido al COVID-19. Durante esas semanas, Mariah había enviado algunas partituras a su abuelo para que las aprendiera a tocar con la guitarra y que así pudiera mantenerse ocupado.

Artículo relacionado

Hace unos días, la joven decidió sorprender a su abuelo aprovechando que tenía que acudir a un velatorio con su violín cerca de donde vive su abuelo. A la vuelta, quiso ofrecerle una serenata que respetaba todas las normas de distanciamiento social: sentada en una silla en el exterior de la casa y a una prudente distancia.

Thomas también se unió al improvisado concierto con su guitarra, pero desde el otro lado de la ventana y en el interior de su domicilio, para el disfrute de sus vecinos.

Artículo relacionado

El tema elegido no fue al azar, Mariah escogió un tema titulado Mason's Apron, del grupo The Dubliners, que es de una de las canciones favoritas de su abuelo.

Mariah ha compartido la actuación improvisada, de poco más de un minuto de duración, en sus redes sociales, generando un montón de comentarios de elogio.