Un hombre de 68 años

Identificado el cadáver encontrado en el ascensor 54 de La Paz

La família denunció su desaparición diez días después de haber sido encontrado

Actualizado a

Hospital La Paz

La Policía Nacional ha logrado identificar al hombre que era hallado sin vida el pasado 10 de julio en el foso del ascensor número 54 del hospital de La Paz de Madrid. El cadáver corresponde a un hombre español de 68 años cuya desaparición fue denunciada el pasado 20 de julio por su familia, 10 días después de encontrarse el cuerpo.

Han sido las fuentes de la Jefatura Superior de la Policía las que han comunicado el hallazgo a Europa Press, poniendo hincapié en el trabajo realizado en conjunto por la Policía Científica y Judicial, gracias a los cuales se ha podido realizar la identificación. El proceso se ha basado en la comparación de las huellas dactilares del cadáver, con las del desaparecido, una tarea ardua a causa del avanzado estado de descomposición en el que se encontraba el cuerpo.

Relacionado con esta noticia

La familia había presentado la denuncia tras varios días sin saber nada de él. Los agentes se encontraban pendientes de las denuncias de desaparición en la zona y al coincidir los rasgos físicos del fallecido con los del hombre que se buscaba, mostraron unas fotografías del cuerpo a la familia, que reconoció al momento.

El hombre habría dejado una carta de despedida en su residencia del distrito de Puente de Vallecas, en Madrid, en la que detallaba qué se podía hacer con sus bienes. Esto confirma la primera hipótesis de los investigadores, que apuntaba al suicidio.

Asimismo, ahora se sabe que el fallecido era un antiguo trabajador de la construcción y había estado trabajando en empresas de ascensores. Actualmente vivía solo después de haberse separado de su pareja y según apunta Telecinco, su entorno ha calificado su vida como “tormentosa”.

El cadáver era encontrado por el personal de mantenimiento después de que varios pacientes y familiares alertaran de un fuerte olor y del extraño ruido que hacía el ascensor. Vestido con ropa de calle y en avanzado estado de descomposición, junto a él se encontraba un manuscrito y una llave maestra para abrir ascensores. Al revisarse las cámaras de seguridad del hospital, se reconoció al hombre la madrugada del 2 de julio alrededor de las cinco de la mañana y se le veía subir solo con el ascensor hasta una de las plantas superiores, donde estuvo deambulando durante un rato. Minutos más tardes se precipitaba al vació desde la puerta de la planta 12.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?