Paul Stenson es el dueño del White Moose Café, un hotel que había llamado la atención de Elle Darby y al que escribió solicitando gratis una estancia de 5 días a cambio de enseñarlo y recomendarlo en sus vídeos. Cuando Paul recibió la oferta, no dudó en contestarle a través de la página de Facebook del hotel: "Gracias por tu mensaje en el que solicitas alojamiento gratis a cambio de mostrarlo en las redes. Hace falta cuajo para enviar un correo electrónico como ese. Si te quedas gratis, ¿quién va a pagarle al personal que te cuida? ¿Quién va a pagar a las camareras que limpian tu habitación? ¿A los que te sirven el desayuno? Quizás deberíamos decir a los trabajadores que aparecerán en tus vídeos en lugar de cobrar un sueldo". Al final del mensaje le aconseja que si quiere hablar del hotel, que se pague una habitación como todo el mundo. Y acaba con un contundente: "La respuesta es no".

Darby, en lugar de dejarlo estar y ver si la jugada le salía mejor en otro establecimiento, subió un vídeo a su canal de YouTube, donde contaba su versión de lo sucedido. Arguyó que solo era una empresaria que defendía su propio negocio y se quejaba de la actitud del hotelero y de sus comentarios, que la habían ofendido y herido.

Eso debió de ser la gota que colmó el vaso para Stenson, porque enseguida subió a Facebook la factura que ese mismo día pensaba mandar a la influencer, por un importe de 5.289.000 euros en concepto de la publicidad que ella ha recibido a raíz de sus denuncias intercambiadas. Y no solo eso, el hotelero, harto de las reacciones habidas en la blogosfera, ha decidido vetar la entrada a todos los blogueros de su hotel y de su cafetería.