Tres meses después de nacer, Leo y Manuel, los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero, han salido del hospital. Los pequeños, que llegaron al mundo de forma prematura, nacieron en pasado 3 de julio con seis meses de gestación y desde entonces el líder de Podemos y la portavoz de Podemos en el Congreso se han volcado en el cuidado de los pequeños.

Artículo relacionado

Ahora los bebés ya están en casa tras una larga recuperación en el Hospital Gregorio Marañón, donde han estado ingresados estos meses en los que la pareja de políticos ha estado alejada del foco público.

Fue en la Semana Santa de este año cuando Pablo Iglesias e Irene Montero anunciaron a través de Facebook que iban a ser padres. "Pablo y yo hemos emprendido un camino que en los próximos meses revolverá nuestras emociones, transformará mi cuerpo y llenará nuestras vidas de belleza y algunas noches sin dormir", escribió la portavoz parlamentaria.

El mismo medio usaron para agradecer al hospital en el que estaban sus pequeños todo lo que estaban haciendo por ellos a la vez que alababan la sanidad pública. "Todo ha sido posible gracias a un equipo de profesionales de la sanidad pública, además del cariño y apoyo de nuestra gente".

Más niños en el partido

Y como las noticias buenas no vienen solas, en Podemos están de doble celebración porque Ramón Espinar también se acaba de convertir en padre y el propio Pablo Iglesias también ha querido felicitar a su colega a través de las redes sociales.