¡Pon un árbol en tu vida!

La guerra de vecinos por un árbol en el rellano con la que no podrás parar de reír

Los vecinos empezaban peleándose por un árbol y acababan declarándose mediante notas

Actualizado a

Esta historia demuestra que las disputas entre vecinos pueden ser absolutamente maravillosas. Era el pasado 28 de mayo, cuando la influencer Paula Gonu mostraba a sus miles de seguidores al foto que le había pasado una buena amiga.

Relacionado con esta noticia

En el edificio de la chica, cinco meses después de las fiestas, alguien había dejado abandonado en un rincón del rellano su árbol de Navidad. La ocurrencia no hacía ni pizca de gracia a un vecino que, de forma agresiva, dejaba una contundente nota enganchada dirigida a su dueño: “¿Qué esperas, que lo baje tu madre? Los vecinos no estamos dispuestos a aguantar tu mierda. El próximo papel te lo dejo en la puerta”.

Pero no os alarméis: todo era por el bien del árbol. Así lo explicaba el propietario del árbol en otra nota como respuesta: “Este árbol estará aquí hasta el 30 de mayo, fecha en la que se le llevará a un centro para ser replantado. Agradeceríamos eviten dejar notas amenazantes. Perdonen las molestias”.

Era en este punto cuando aparecía otro vecino, que empezaba con muy buen pie con lo de evitar las amenazas pero acababa por perder el control. “Mi opinión, que soy otro vecino, es que deberías guardarlo en casa hasta que se lo lleven. A mí el 6 de junio vienen a retirarme la lavadora. ¿Te parece que la deje al lado del pino?".

Ese mismo día por la noche, aparecían jugosas novedades respeto al árbol. Y es que una vecina con problemas conyugales decidía compartir su drama con la comunidad. “El rellano no es lugar para dejar nuestras pertinencias, si no yo dejaré a mi marido al lado del pino para que el día 30 se lo lleven al centro y lo replanten a él también”.

A un día de irse al centro, la cosa se ponía más interesante que nunca y aparecía otra nota de su propietario. “Al final, con tanta nota, acabará pareciendo un árbol de Navidad. Mañana se irá a primera hora (…) ¡Por otra parte, el árbol está resultando un gran medio de comunicación entre vecinos! Acabaremos echándole de menos”.

Y es aquí cuando la historia llega a su momento álgido. Al ver que el sistema de notas anónimas tenía los días contados, un vecino pensaba en eso de que “más vale tarde que nunca” y decidía proclamar su amor a los cuatro vientos como si no hubiera un mañana. "Esto no tiene nada que ver con las conversaciones anteriores. Es solo para decir que estoy profundísimamente enamorado de alguien que vive en este edificio” ¡BOOM!.

Y ojo que la cosa viene con proposición de matrimonio: “Me gustaría que me perdonase por el daño innecesario que le hice. Pero sinceramente, lo que más feliz me haría es que quisiera casarse conmigo".

Finalmente, hasta se convocaba allí mismo un referéndum para preguntar a los vecinos si seguían queriendo que el arbolito se fuera de la comunidad. Y Paula Gonu, antes de que desapareciera, se hacía una foto con él. ¡Seguro que después de esta maravillosa historia, muchas comunidades de vecinos se plantean poner un árbol de Navidad en su vida!

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?