Un grupo de piratas informáticos ha dado un golpe sin necesidad de perpetrar un asalto ni de emplear armas de fuego. Los hackers emplean una herramienta llamada "jackpot", en alusión a los premios de las tragaperras, que expenden dinero al ganador. De esta forma, consiguen que el cajero empiece a escupir dinero. Así se han hecho con un millón de dólares, según un alto cargo del Servicio Secreto estadounidense, Matthew O'Neill, ha explicado en declaraciones a Reuters. O'Neill apunta que detrás de este atraco están delicuentes vinculados al crimen organizado internacional.

Esta es la primera vez que un robo de estas característicias sucede en territorio estadounidense. Sabían que tarde o temprano sendría que ocurrir, pues ya habían habido ataques similares en el resto del mundo. El más sonado, sin duda, fue el que tuvo lugar en Bangladesh, en febrero de 2016, cuando los cajeros escupieron más de 81 millones de dólares y que se convirtió en el mayor atraco digital registaro en la historia.

Las principales empresas que fabrican cajeros automáticos, Diebold Nixdorf Inc y NCR Corp ya habían alertado la semana anterior de la posibilidad de que tuvieran lugar estos atracos. En concreto, Diebold Nixdorf había avisado de que la compañía había detectado intentos de ataque mediante el cambio del disco duro o utilizando un endoscopio industrial para alcanzar el interruptor y de esto modo, poder reiniciar la máquina.

Las compañías creían que los cajeros que empleaban Windows XP eran más vulnerables que los que usaban Windows 7 y se concentraron en la actualización del software. De todas formas, parece que los hackers se las saben todas y que no hay sistema operativo que se les resista. O'Neill ha constatado que ha habido ataques igualmente exitosos con cajeros que empleaban Windows 7.