La gata que convierte en oro todo lo que toca

Grumpy Cat, la gata gruñona, gana el juicio por sus derechos de imagen

El animal sufre enanismo felino, una dolencia que le da su permanente expresión malhumorada

La gruñona Grumpy Cat
Facebook

Actualizado a

1 /6

1 / 6

Facebook

2 / 6

Facebook

3 / 6

Facebook

4 / 6

Twitter

5 / 6

Facebook

6 / 6

Facebook

La gata Tardar Sauce (salsa tártara) saltó al estrellato en 2012 por ser la protagonista de un meme con el mensaje "Me lo pasé bien una vez… fue horrible". La gracia estaba en la cara gruñona del animal, que se debe a que padece de enanismo felino, lo que le da ese aspecto de estar siempre malhumorada. Tartar Sauce tiene un hermano, Pockey, con la misma enfermedad: ambos nacieron de padres normales con "una cara plana, ojos de burbujas, y una cola corta”, según cuenta su dueña. "Irónicamente, Tardar Sauce es calmada y realmente agradable, mientras que Pokey es un auténtico gruñón".

Enseguida se hizo viral, por lo que su dueña, Tabatha Bundesen, decidió crear una marca comercial, Grumpy Cat, en la que tienen cabida todo tipo de productos: camisetas, peluches, zapatillas, libros de autoayuda, etc. Tiene una cuenta de Twitter con más de 54 millones de seguidores, y otra en Facebook con fotos de la gata en diferentes poses, pero siempre con su irritado gesto.

En 2015, Grumpy Cat (la empresa, formada por los dueños de Tardar Sauce) llevaron a la compañía de bebidas Grenade a juicio por abuso de de sus derechos de imagen. En 2013 le habían vendido la imagen de la gata para una nueva bebida de café, Grumppuccino, pero la empresa de bebidas utilizó a la gata para promocionar otros productos, como su café helado, Grumpy. Grenade alegó en los tribunales que los dueños del animal también incumplieron el contrato, pues les aseguraron que iba a salir en una gran producción con los actores Will Ferrel y Jack Black, que se quedó al final en una película de Navidad que pasó desapercibida.

Al final, el jurado ha decidido indemnizar a los dueños de la gata con 710.000 dólares (572.000 euros) por daños y perjuicios.

Te recomendamos

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?