Artistas y cantantes de todo el mundo han aportado su granito de arena en la lucha contra el coronavirus. Aunque uno de los gestos más bonitos y enternecedores ha sido impulsado por la gallega Luz Casal. El pasado 27 de marzo ponía en marcha una bonita iniciativa por la que, cada tarde y durante dos horas, se dedicaba a llamar a personas que estuviesen enfermas de COVID-19 y que estuviesen solas.

Después de más de 2.000 llamadas que incluso han traspasado fronteras, este 25 de mayo ha dado por concluida su campaña de afectoy acompañamiento, ahora que ha comenzado las fases de desescalada. El bálsamo en forma de llamada ha viajado a Francia, Bélgica, Alemania, Chipre, Grecia, Canadá, Estados Unidos, México, Colombia, Uruguay, Argentina, Ecuador, Brasil, Chile, Turquía, el Reino Unido e Irlanda.

Artículo relacionado

Luz no ha podido tener más que empatía ante las personas con las que el virus más se ha cebado. Y es que, después de haber superado el cáncer en dos ocasiones, conoce bien lo que es pasar por una dura enfermedad."Al principio del confinamiento pensé que debía de ayudar de forma directa e íntima a aquellas personas que, encontrándose aisladas, enfermas o desesperadas, quisieran hablar conmigo", se confesaba la artista desde sus redes sociales.

La cantante ha aliviado la soledad de muchas personas, que no acababan de creerse que les estaba llamando personalmente, y también ha felicitado cumpleaños y aniversarios en unas condiciones bastante atípicas como las que ha traído el confinamiento.

Artículo relacionado

Por supuesto y para deleite de las personas al otro lado del teléfono, también ha cantado algunos de sus temas más icónicos después decharlar y expresar cómo se sentían. "Cada una de esas conversaciones me han regalado una lección de vida", ha concluido después de esta experiencia tan enriquecedora para ella.