Ya sabemos que el presidente de los Estados Unidos, el republicano Donald Trump, no goza de mucha simpatía ni entre sus contrarios ni entre muchos de sus propios compañeros de partido. El caso es que 'el pobre' de Trump lleva siendo víctima de memes y bromas en internet desde mucho antes de que decidiera presentarse como candidato a dirigir el país más poderoso del mundo, por lo que no es de extrañar que la presión que sufre sea alta y termine por hacerle explotar. Explotar o, ojo, huir para dejarlo todo y pasar desapercibido en un lugar lejano 'al país de las oportunidades'.

Así lo ha descubierto una curiosísima imagen que lleva unos días circulando por Whatsapp y, después, por las redes sociales. En ella, vemos a una mujer con el típico atuendo de campesina labrando la tierra para el cultivo de patatas en Costa da Morte, Galicia. El caso es que la señora tiene la mismita cara que Donald Trump, con el ceño fruncido, el pelo rubio y esas facciones duras que le hacen achinar los ojos. Pero aunque muchos desearían que, efectivamente, fuera el propio empresario y político que hubiera decidido exiliarse a vivir tranquilo a las costas gallegas, no lo es.

Dolores Leis, onte, en Nantón ✍️🌾🌱

A post shared by P a u l a (@trintadenovembro) on

Lo sentimos mucho, pero esta imagen corresponde a una fotografía que Paula Vázquez, una periodista 'freelance' (no confundir con la presentadora y modelo también gallega) tomó y colgó en su Instagram. Paula trabaja actualmente en la edición de Carballo de La Voz de Galicia, para quien hizo la foto de Dolores Leis, una campesina gallega que se dedica al cultivo de la patata. Sin embargo, fue en Twitter donde la imagen se hizo de lo más popular gracias al también periodista Paco Mariño, que la colgó con la frase "Donald Trump na Costa da Morte". Y como Twitter es maravilloso, la gente se mondó de la risa y se lió a retuitearla.

En Whatsapp pronto corrieron los memes con la imagen y la frase siguiente: "Donald Trump está de incógnito en la Costa da Morte. Más concretamente en Nantón, en Cabana de Bergantiños. Se puso la indumentaria oficial de campesina con el sacho en la mano". De hecho, es increíble el parecido que Dolores, la campesina, tiene con el presidente estadounidense en esta fotografía. Cualquiera diría que Trump, de abuelo alemán, no tendría una prima lejana en Galicia sin él saberlo. A lo mejor, con las risas, este es el principio de una bonita historia de parientes lejanos.