Tras varios meses de parón, debido a la crisis del coronavirus, el gran Teatro Liceo de Barcelona retomaba por fin su actividad el día 22 de junio con un concierto muy especial, que no ha dejado a nadie indiferente.

Según anunciaba el teatro en un comunicado, la idea era aprovechar el final del estado de alarma para proponer una mirada diferente de cara al regreso a la actividad, "una mirada que nos acerque a algo tan esencial como nuestra relación con la naturaleza".

Artículo relacionado

Y es que en este primer concierto de reapertura, las 2.292 butacas han sido ocupadas por plantas -criadas en viveros de la ciudad-, generando una imagen hasta ahora insólita en este lugar tan emblemático de la vida cultural catalana.

El evento, que comenzó a las 5 de la tarde y llevaba por título "Concierto por el bioceno", fue una iniciativa del artista Eugenio Ampudia, en colaboración con la Galería Max Estrella y el comisariado de Blanca de la Torre.

Para esta peculiar actuación, el UceLi Quartet, formado por miembros de la Orquesta del Gran Teatro, interpretó la pieza Crisantemi, de Giacomo Puccini, ante este auditorio tan verde.

Artículo relacionado

Al finalizar el concierto, emitido por directo en la web del Liceu y que se pudo seguir en streaming, el cuarteto formado por Yana Tsanova y Oleg Shport (violines), Claire Bobij (viola) y Guillaume Terrail (violonchelo) ha saludado a su público, ante unos efectos de sonido que imitaban un aplauso llevado a cabo por las hojas de las plantas, y que había sido grabados previamente.

Tras su visita al Liceo, las plantas, con un certificado del artista, serán donadas a modo de reconocimiento a 2.292 personas que han estado en primera línea del frente sanitario durante esta pandemia, muchas de ellas trabajadores del Hospital Clinic de la ciudad.

plantas