Yerai Sabino es un joven que vive en la pedanía de Benimamet, en Valencia, de casi 15.000 habitantes. Trabaja como constructor autónomo pero es un apasionado del dibujo. Un buen día decidió que, después de la durísima situación que estaba atravesando el país, debía rendir homenaaje a toda esa cantidad de personas mayores que estaban falleciendo a causa del coronavirus, y se puso manos a la obra.

Para ello, construyó una escultura que representa a un señor de avanzada edad, sentado en un banco y con una mascarilla puesta para protegerse del COVID-19. En compañía de unos amigos, ya que la obra pesa 80 kilos, optó por exponerla al público en un lugar muy particular: el Parque Esperanza de la localidad.

Artículo relacionado

Además, también colocó una placa en la que se podía leer: "En recuerdo a los fallecidos por COVID-19". La estatua no tiene nombre porque representa a todo un colectivo. Lo cierto es que los vecinos, que descubrieron la estatua de un día para otro, quedaron gratamente sorprendidos con el gesto y hasta le han colocado algunas velas a su lado.

De hecho, ya que la escultura ha sido instalada sin licencia, ni permiso, ni aviso previo, ha sido tan bien acogida que los vecinos han pedido a las autoridades que la mantengan.

El alcalde de la pedanía valenciana, José Melgares, lo ha declarado como "un acto de generosidad", añadiendo que "la ubicación es buena", por lo que está de acuerdo en que el memorial permanezca en sus calles, según recoge el medio Levante.

Artículo relacionado

La obra ha sido confeccionada con cemento fibrorreforzado y, además, ha sido barnizada para que no filtre el agua y pueda permanecer sin problema en Benimàmet durante mucho tiempo. Vecinos de la localidad cuentan que están viniendo gente de fuera para poder contemplar la escultura.

Escultura
Informativos Telecinco