De película

Descubierto por la policía tras confesar su crimen en un libro

Jacques Cassandri escribió su hazaña bajo un pseudónimo, pero no se ha librado de la ley

Jacques Cassandri

14 de febrero de 2018, 19:36 | Actualizado a

La prensa lo llamó el robo del siglo. Y no es para menos. Poco se sabía hasta hace unas semanas del atraco a una sucursal del banco francés Société Génerale en Niza, en el año 1976. Los ladrones se llevaron la impactante cifra de 46 millones de francos de una cámara acorazada, sin ser descubiertos por nadie. Escaparon por un túnel excavado desde la red de alcantarillas y hasta tuvieron la gentileza de dejar un mensaje a la policía en un muro: “Sin armas, sin odio, sin violencia”. Todo de película y, de hecho, se han rodado tres inspiradas en la historia.

Durante estos años, han habido sospechosos, claro. El principal era Albert Spaggiari, que aunque fue detenido en 1976, logró zafarse de la ley .

¿Qué ha cambiado las cosas ahora?. Otro nombre, Jacques Cassandri. O más bien su vanidad. Este gánster famoso en Marsella, publicó un libro en el año 2010 explicando dicha hazaña: La verdad sobre el caso de Niza. Eso sí, lo firmó bajo el pseudónimo de Amigo con el fin de no ser descubierto. En él afirmaba ser el autor del crimen.

Relacionado con esta noticia

El libro aportaba tantos detalles sobre el atraco que hizo saltar las alarmas a la policía y empezó a interesarse por él. Por su parte, se dice que Cassandri no había dudado en presumir en sus círculos más cercanos de la proeza, algo poco prudente.

Años más tarde, la policía se encontraba inmersa en la investigación de un tiroteo enfrente de un club nocturno asociado al clan de este gánster. Para ello registraron su casa y allí encontraron en un ordenador el manuscrito del libro. Cassandri confesó su autoría, aunque dijo que solo le habían tocado 2 millones del botín.

Ahora El Rapado, como le llaman los entornos mafiosos de Marsella, deberá sentarse en los tribunales para explicar su versión de los hechos. La publicación del libro podría parecer una imprudencia, però al parecer lo tenía todo pensado. O eso creía. Actualmente, ya no puede ser imputado por el robo del banco. Pero con lo que no contaba, es que en Francia los delitos de blanqueo no tienen fecha de caducidad y la ley va a jugar esa baza.

La historia aún no ha terminado y queda por ver la sentencia final. Por el momento, seguro que más de un productor de Hollywood se está frotando las manos pensando en hacer otra película de este aparentemente inofensivo jubilado que podría ser el autor del casi robo perfecto del siglo.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?