La crisis del coronavirus ha servido para que salga a relucir el espíritu solidario y altruista de muchos ciudadanos que han echado una mano a su vecindario a pesar del riesgo que corrían.

Ha sido el caso de Gregory Watkins, que lleva más de 13 años trabajando para una conocida empresa de mensajería pero que, durante los meses de confinamiento, hizo un labor extra y de manera desinteresada. Entre esas tareas con las que se 'ganó las alas', este cartero se dedicó a sacar la basura de los vecinos más mayores, a quines también les traía personalmente sus medicinas, para que no tuvieran que salir de casa.

Artículo relacionado

Ahora el vecindario ha querido devolverle el gesto con un recibimiento sorpresa por su gran dedicación durante la pandemia. A Gregory le cogió por sorpresa que un montón de familias le estuvieran esperando, entre aplausos y con pancartas llenos de agradecimiento hacia quien consideran su héroe.

Gregory ha confesado sentirse muy sorprendido. Abrumado con este 'detallazo' se quedaba sin palabras, mientras alguno de los pequeños que participaban en el recibimiento le hacían entrega de tarjetas de felicitación que habían hecho ellos mismos.

Artículo relacionado

El hijo de Gregory se sumaba al homenaje con un bonito mensaje en Instagram: "Es uno de los hombres cristianos más grandes que he conocido. Lleva 17 años trabajando en esta misma ruta. Si alguien merece esto, es mi papá. Este hombre nunca se toma un día libre. Estoy orgulloso de ser tu hijo. Te quiero papá. Gracias por todo. Es bueno ver esta positividad en tiempos tan complicados".