Bryan es un chico de origen cubano, de 19 años, que llegó a España hace siete meses para cumplir su sueño de dedicarse a la música lírica. Había asistido a una clase de su ídolo: Ainhoa Arteta, en su Cuba natal, y cruzó el charco decidido a seguir sus pasos.

De hecho, cuando llegó a España se puso en contacto con la soprano a través con Facebook. No lo tuvo fácil, solo encontró trabajo en una obra y convivió en un piso patera, pero lo que no esperaba es que, además, el coronavirus se cruzaría en su vida.

Artículo relacionado

Bryan tuvo que ser ingresado en el hospital de Ifema, en una situación difícil porque no tenía a ningún miembro de su familia cerca. A medida que se fue recuperando, el personal sanitario se enteró de que era cantante de ópera y le animó para que cantase y así poder entretener y aliviar, ya no solo a los enfermos, sino a todo el personal sanitario de las instalaciones.

Con la colaboración de 'El Programa de Ana Rosa', Ainhoa Arteta ha querido sorprender al joven y se ha reafirmado en su promesa de ayudarle en todo lo que pueda, para que pueda formarse en el ámbito lírico.

Artículo relacionado

Bryan ha explicado que tuvo complicados problemas de salud, pero que ya se encuentra fuera de peligro: "No estuve malito, malito, pero no estuve bien". también ha recordado en su intervención con Ana Rosa que, cuando su salud se lo permitió, regaló a los sanitarios y al resto de pacientes hospitalizados en IFEMA un recital en directo para levantar el ánimo a todos los que estaban pasando unos días difíciles: "Lo necesitaban tanto los pacientes como las mismas personas que nos estaban cuidando, la música es muy importante, la música tiene el poder de hacer muchas cosas".

Ainhoa Arteta ha agradecido a todos los voluntarios y organizaciones de la Comunidad de Madrid que "se han volcado para ayudar a Bryan". El joven está actualmente residiendo en una vivienda facilitada por el Ayuntamiento de la capital.

Ainhoa Arteta y Ana Rosa
El programa de Ana Rosa