La crisis del coronavirus ha obligado a separar a muchas parejas y familias, algunas por haber contraído la enfermedad, y otras por el confinamiento como medida de protección. En cualquier casos, han sido días de mucha incertidumbre, miedo y dolor. Pero no ha separación sin reencuentro y estos han llegado al fin llenado de felicidad los corazones.

Este ha sido el caso de una pareja de ancianos que vive en una residencia de Indianapolis, capital del estado de Indiana, en Estados Unidos. Joyce y Don, los protagonistas de esta emocionante historia, han estado separados más de un mes ya que Joyce había contraído coronavirus. Al ser una paciente de riesgo por su avanzada edad, la situación era muy delicada. De hecho, Don se preguntaba muchas veces si volvería a ver a su dulce y adorada Joyce.

Artículo relacionado

Afortunadamente, esta valerosa anciana logró superar la enfermedad y ha vuelto a reunirse de nuevo con su marido. Después de estas largas semanas separados, han protagonizado el reencuentro más emocionante de sus vidas con la complicidad del equipo que trabaja en su residencia. Y es que les prepararon una fiesta sorpresa al más puro estilo americano. Los cuidadores creyeron que era buena idea 'graduar' a Joyce quien, con su banda de graduada alrededor de su cuerpo, hizo llorar a todos cuando vio de nuevo a Don tras vencer al virus.

Artículo relacionado


Un vídeo compartido en redes sociales se ha convertido en el emotivo documento gráfico que recoge el precioso momento. En él, se puede ver cómo la residencia es una autentica fiesta con música, vítores y globos, mientras observan como Joyce y Don se reencuentran por fin, eso sí, bien protegidos con mascarillas. El marido no puede evitar romperse mientras le dedica toda clase de piropos a su esposa. "Está preciosa. Es maravillosa", se le escucha decir entre las lágrimas. Mientras tanto, Joyce besa las manos de su marido con mucha ternura, tan rendidamente enamorada de él, como él de ella.