La historia de Manuel Herrera Jiménez las últimas semanas ha sido una historia de médicos, camas de hospital, de miedo y de sufrimiento pero también de superación. Este vecino de Puertollano, en Cadiz, ha estado un total de 75 días ingresado en el hospital Puerta del Mar a causa del coronavirus.

En la Unidad de Cuidados Intensivos ha permanecido 52 días. Y es que el suyo ha sido un caso especialmente complicado. En varias ocasiones temieron por su vida pero, finalmente, recibía el alta y podía marcharse a su casa.

Artículo relacionado

El personal del centro sanitario donde había estado más de dos meses y medio le despidieron con aplausos, cuando Manuel se marchaba y daba las gracias a la gente que tan bien le había cuidado. Pero lo que no se esperaba era el espectacular recibimiento que le brindaron sus vecinos de la calle Carmen. Varios de sus familiares y amigos se organizaron para prepararle una emotiva bienvenida por sorpresa.

Globos, música (un tema de Manuel Carrasco), pancartas y aplausos de muchos vecinos que estaban muy felices de que, por fin, Manuel hubiera vencido a la enfermedad y volviera a su casa.

Artículo relacionado

"Sé que los vecinos me apoyan, y han estado pendientes de mí, pero este recibimiento no me lo esperaba”, explicaba el propio Manuel al portal NIUS.

Manuel Herrera, que tiene 64 años, continúa la recuperación del COVID-19 en su casa y, aunque no recuerda muchos detalles concretos de todo el tiempo que ha pasado ingresado, confiesa que ha sido una de las peores experiencias de su existencia: “Ha sido durísimo”.