Patricia Pardo comenzaba la entrevista dando las gracias a Albert Cavallé por quitarse las gafas de sol con las que inicialmente aparecía. Desde el principio se notaba la tensión entre la periodista y el conocido como ‘estafador del amor’. Las preguntas directas de Pardo eran respondidas con comentarios chulescos por parte de Cavallé.

Artículo relacionado

El ‘estafador del amor’ se defendía diciendo que él “no hacía nada malo”, algo que hacía reaccionar a la periodista. “¿Entonces por qué recibes tantas denuncias?”, le preguntaba Patricia Pardo. Veintiuna mujeres y cuatro hombres habían demandado a Cavallé. Él, por su parte, invitaba a la periodista a preguntar a las personas denunciantes.

La periodista de ‘El programa del verano’ no dudó a la hora de dar la versión de una presunta víctima de Cavallé. Este quiso conocer el nombre de la persona de quien hablaba, pero Pardo le recordó que debía proteger la intimidad de la presunta estafada. Cavallé respondía quejándose de que nadie había velado por la suya.

Patricia Pardo fue muy clara. Si mostraban el rostro del ‘estafador del amor’ y decían su nombre era porque estaba siendo investigado por los presuntos delitos. “Señorita, ¿por el hecho de que yo tenga 20 denuncias usted puede mostrar mi rostro? ¿Usted quién es?”, replicaba Albert Cavallé arremetiendo contra la colaboradora del programa.

Joaquín Prat no daba crédito ante las delirantes respuestas del ‘estafador del amor’. El presentador de ‘El programa del verano’ apoyaba a su compañera. Lo hacía diciendo que lo que ellos mostraban son las imágenes que Albert Cavallé colgaba en sus redes sociales.

“Las fotos son pasadas de WhatsApp a WhatsApp, yo no tengo ni Twitter, ni Facebook, ni Instagram. Solo tengo Badoo y Tinder, que son para lo que son”, decía Cavallé ante la atónita mirada de Prat. Cuando Patricia Pardo volvía a intervenir, ‘el estafador del amor’ decidía quitarse el pinganillo: no quería escuchar a la periodista.

Durante la entrevista Albert Cavallé, acompañado de su abogado y del reportero Miquel Valls, se comportaba de forma muy peculiar. El equipo de ‘El programa del verano’ apenas podía contener la risa. El denunciado gesticulaba, miraba el móvil y sorprendía con sus extrañas respuestas. El ‘estafador del amor’ se defendía diciendo que vive de sus padres y no de las mujeres. “Yo con las chicas, doy, doy, doy y doy bien”, decía el peculiar entrevistado intentando presumir de sus artes amatorias. Será la justicia la que diga la última palabra.