La Policía Nacional del Perú ha detenido a dos hombres implicados en la desaparición de la turista española de origen ecuatoriano Nathaly Salazar Ayala, a la que se vio con vida por última vez en 2 de enero. A ambos se les acusa de deshacerse del cadáver de la turistas después de que ella tuviera un accidente mortal en una tirolina.

Un portavoz policial ha informado de que los arrestados son Jainor Huila Huamán, de 19 años, y Luzgardo Pillcopata Amaru, de 21. Después de la detención de descubrió que Jainor era amigo de la víctima. Luzgardo es un trabajador de la tirolina, que ofrecía a los turistas una visión panorámica del Valle Sagrado de los Incas. Los detenidos aseguran que murió accidentalmente en el acto y decidieron ocultar el cadáver por miedo a que no les creyesen y luego lo arrojaron al río.

Según la versión de los detenidos, Nathaly Salazar estaba practicando una modalidad de tirolina con teleférico, el zip line, que consiste en lanzarse en una canastilla sostenida con unos cables. Ese día había llovido mucho y una pareja con dos hijos pequeños se quedó atrapada en las instalaciones. Salazar, que contaba con experiencia en la práctica de deportes de aventura, se ofreció a ayudar. Uno de los sospechosos, el que era su amigo, también lo hizo y chocó contra ella, provocando su muerte en el acto. El detenido presentaba un brazo dislocado y lesiones en la cara debidos al accidente.

Tras el mortal accidente, ambos detenidos decidieron lanzar el cadáver de la joven al río Vilcanota-Urubamba a la altura de la torre eléctrica Macchupicchu Cachimayo, aproximadamente entre las 18:30 y 19:00 del 2 de enero. La razón es que tenían miedo de que las autoridades no creyeran su historias y les entró miedo.

Española desaparecida en Perú

Ahora, los agentes peruanos, acompañados de dos miembros de la Polícia Nacional española destinados a Cuzco para la investigación del caso, han iniciado la búsqueda del cuerpo de la joven turista. La autopsia serviría para ratificar si la historia que han contado ambos detenidos es cierta.

Nathaly Salazar estudió Actividad Física y del Deporte y trabajó en el Mercado Central de Valencia. Hace casi tres meses había dejado su puesto de trabajo para realizar su sueño: viajar por toda Latinoamérica. El 31 de diciembre habló por última vez con sus padres y les dijo que se encontraba "bien y feliz". Desde entonces, no volvieron a tener noticias de ella.

La turista llevaba dos meses y medio viajando y el 2 de enero llegó a Moray, célebre por sus ruinas arqueológicas. De ahí se dirigió a Maras y fue caminando hasta Cacllaracay para poder adentrarse en el Valle Sagrado de los Incas donde encontró la muerte.