Una investigación de seis meses

El doble crimen de Susqueda en claves

El presunto asesino no tenía ninguna relación con las víctimas

1 / 6

1 / 6

1. Susqueda. Las últimas imágenes de la pareja

2 / 6

2. Susqueda. La última persona con la que hablaron

3 / 6

Susqueda. Encuentran el kayak y al día siguiente el coche

4 / 6

4. susqueda. Aparecen los cuerpos

5 / 6

Susqueda. Hoy se detiene el presunto asesino

26 de febrero de 2018, 18:43 | Actualizado a

Paula Mas Pruna y Marc Hernández López desaparecían el pasado 24 de agosto cuando iban a practicar piragüismo en el pantano de Susqueda. Tras la denuncia de los familiares los Mossos difundían a través de su cuenta de Twitter una imagen de ambos entrando en un cajero cerca del pantano. La última persona que habló con ellos era la camarera del bar en el que pararon a tomar algo durante el camino.

Dos días después de la desaparición, unos jóvenes que estaban de excursión con la moto encontraban el kayak de Marc en el pantano, medio desinflado, rajado y sin los tapones.

Al día siguiente se encontraba el vehículo en el que viajaba la pareja. Un Opel Zafira propiedad de Paula en el que tenían previsto pasar la noche. El coche estaba a siete metros de profundidad del agua, la ventana del conductor estaba rota, tenía metida una marcha y las llaves estaban puestas. Todo apuntaba a que alguien lo había empujado al agua.

Relacionado con esta noticia

El 4 de septiembre se interrumpía la búsqueda de los dos jóvenes. El día 26 del mismo mes, sus cuerpos aparecían flotando en el pantano, a 14 km de dónde estaba su vehículo. Primero se encontraba el cuerpo de ella y después el del joven, atrapado en una pared lateral. Ambos estaban desnudos. Paula tenía un disparo en la sien y Marc en la espalda. Los forenses no podían ver si había signos de violación por el avanzado estado de descomposición de los cuerpos. El joven llevaba una mochila llena de piedras, que evidenciaba que había sido hundido a propósito.

El primer sospechoso del crimen fue un ciudadano belga que había vuelto a su país de forma repentina después de la desaparición de la pareja. Más tarde los indicios apuntaban a que podría haber sido ‘Igor el Ruso’, acusado por el asesinato de tres personas en Teruel.

Finalmente hoy, tras cinco meses desde la desaparición, los Mossos detenían en Santa Coloma de Farners a Jordi Magentí Gamell, de 60 años y vecino de Anglès. Magentí ya había sido condenado a 15 años de cárcel por asesinar a su mujer en 1997.

También se ha detenido a uno de sus hijos, acusado de haberle encubierto. Todo apunta a que el autor de este doble homicidio no tenía ninguna vinculación con las víctimas.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?